Estados Unidos señaló que la farmacéutica anglo-sueca AstraZeneca pudo incluir “información desactualizada” en su reporte sobre la eficacia de su vacuna contra el Covid-19.

El lunes, AstraZeneca dijo que sus ensayos en más de 32 mil personas en Estados Unidos mostraron que la vacuna es eficaz en 79% para prevenir el Covid-19 sintomático y 100% para evitar las formas severas de la enfermedad y la hospitalización, garantizando además que no aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos.

Pero el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Contagiosas (NIAID) señaló que una junta de control independiente que ha trabajado con la farmacéutica en la conducción de las pruebas “manifestó su preocupación porque AstraZeneca pueda haber incluido información anticuada de esa prueba”.

El NIAID instó a la compañía a que “revise los datos sobre eficacia y asegure que cuanto antes publique los datos de eficacia más precisos y actualizados”. La vacuna aún está pendiente de ser autorizada en Estados Unidos. El gigante farmacéutico defendió su evaluación, pero señaló que publicará nuevos datos en un lapso de “48 horas”.

La sospecha se suma a la incertidumbre que generaron casos aislados de coágulos sanguíneos en personas que se vacunaron con AstraZeneca, lo que llevó a 15 países europeos a suspender su aplicación hasta que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) determinó que la sustancia es segura y eficaz.

La vacuna de AstraZeneca es más barata y más fácil de almacenar que otras contra el Covid-19, pero estas noticias han tenido su impacto: una encuesta de la firma YouGov mostró que una mayoría de consultados en los principales países europeos dudan que la vacuna sea segura.