De abril del 2020 a abril de este año se registró un aumento del 98% en inhumaciones en los panteones de Atlixco, esto en comparación con el mismo periodo, pero un año antes, así lo informó el director del área Eloy Soledad Torijano. En su mayoría se trató de adultos arriba de los 40 años. 

Fueron los meses de diciembre del 2020 y enero de este 2021 los que tuvieron 52 y en enero 60 respectivamente. Es destacable que en lo que va de la historia del panteón, desde 1904, han sido los meses con mayor actividad.  El 40% de estas inhumaciones han sido por neumonía atípica, posible caso de COVID-19 o COVID-19.

Fue en abril del 2020 cuando el panteón municipal dio el primer servicio de inhumación a un fallecido presunto de COVID-19, a falta de una prueba que confirmara la presencia del virus se dictaminó como neumonía atípica.

De igual manera el camposanto lleva un año cerrado al público en general y aplicando la dinámica de previa cita para visitar las tumbas de los que descansan en él, además de que las personas de la tercera edad, niñas y embarazadas no son permitidas en el panteón.

Soledad Torijano señaló que, pese a este encierro, los trabajadores del lugar han estado laborando con las medidas de prevención necesarias debido a que existe cierto riesgo al manipular los ataúdes de quienes han sido enterrados durante este año de contingencia sanitaria.

 “Por fortuna va en descenso, desde el 13 de febrero bajaron las solicitudes de servicios en los panteones de Atlixco, pero esperamos que no vuelva a subir después de semana santa, hacemos el llamado a los ciudadanos para que se guarden en casa, con el fin de evitar que los contagios se disparen, que más gente fallezca”, finalizó.