El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, está cerca de enfrentar  un proceso de destitución después de que el líder demócrata de la Asamblea, Carl Heastie, diera luz verde ayer a la primera fase del procedimiento de destitución.

El periódico neoyorquino Times Union, reveló que una de sus empleadas lo acusó de meter la mano bajo su blusa y de haberla tocado de forma "agresiva" a finales de 2020, en su residencia oficial.

Desde finales de febrero, el gobernador de 63 años, cuyo tercer mandato expira a finales de 2022, ya había quedado debilitado después de que cinco mujeres lo acusaran de acoso sexual o comportamiento inapropiado.

Las acusaciones que surgieron el miércoles son más graves y podrían tener consecuencias penales e hicieron que 59 miembros demócratas del Parlamento estatal de Nueva York -que cuenta con un total de 213 congresistas, la mayoría de ellos demócratas como el gobernador- se unieran a decenas de republicanos que ya pedían públicamente la dimisión de Cuomo.

Tras recibirlos, el líder demócrata de la cámara baja, Carl Heastie, dijo ayer que había "autorizado al Comité Judicial de la Cámara a abrir una investigación de impugnación", el primer paso hacia una posible destitución del gobernador.

"Las acusaciones contra el gobernador son graves", dijo Heastie en un comunicado. "El comité podrá entrevistar a los testigos, exigir documentos y evaluar las pruebas", según una información del diario El Universal.