El humo verde y morado invadió las calles de Puebla mezclado con cantos de mujeres que entonaban uniformes la canción “Sin miedo”, el himno que exige un alto a la violencia, los asesinatos y las desaparecidas.

Madres de familia, abuelas, primas, tías e hijas, las mujeres tomaron las calles con pañuelos y máscaras representativas del Día Internacional de la Mujer para gritar juntas justicia.

Un cartón, una hoja y hasta bordados de tela fueron utilizados para denunciar las agresiones por ser mujeres de parte de los hombres, a quienes les pidieron terminen de ser “machos” y a diputados locales legalizar el aborto.

“Querida muerte no vengas hoy”, “Se te pone grande cuando acosas, pero bien chiquita cuando te delatan”, “Alto a la explotación sexual: No se alquila, no se venden, no se compran, no se matan”, “Somos las hijas de las brujas que no pudieron quemar”, y “Mi cuerpo no pide tu opinión ¡Déjame vivir tranquila!”, decían algunos carteles.

Las poblanas formaron dos contingentes, un colectivo de mujeres que salió de la Comisión de Derechos Humanos y otro más de la Fiscalía General de Puebla, para denunciar que ambas instituciones son omisas para sancionar casos de violencia en contra de las mujeres.

Un grupo hizo pintas y dejó vidrios rotos. Los ánimos se incendiaron en la catedral poblana, entre discusiones verbales entre grupos católicos y feministas.

“Pedófilos”, entre otras palabras, quedaron plasmadas en los grandes muros del máximo templo de los católicos, mientras los fieles no soltaban el rosario implorando por el perdón divino. En los ánimos, una mujer descubrió sus senos con el grito: “mi cuerpo es mío, yo decido”.

 “Gobierno ignora a las desaparecidas”

Un mapa del estado de Puebla con los nombres de las desaparecidas y sus fotos de perfil fueron colocadas fuera de la Unidad Especializada en Desapariciones.

“Le queremos decir al gobierno del estado que tiene pendiente atender a las familias de personas desaparecidas, sanar su dolor, y atender con servicio, porque son groseros, los ignoran, no tienen a donde recurrir”, comentaron desde el megáfono.

Después desde la bocina que seguía el movimiento en dirección a la Fiscalía General del Estado (FGE) se entonó “un violador en tu camino”, que es una canción que se popularizó para denunciar el abuso sexual.

Los pasos largos se daban además para pedir justicia por los feminicidios. En el lado izquierdo de la dependencia se colocaron más de 50 mujeres que perdieron la vida violentamente, él responsable su pareja.

“Yo también tenía miedo de denunciar a mi esposo”, “Soy la mamá de la niña que vas a tocar”, y “Yo protesto porque cuando me pasó sentí culpa”, destacaban otras de las consignas de la protesta.

Las universitarias alzaron la voz para pedir a las autoridades terminar con el acoso escolar en aulas y las clases en línea. 

Pintas en viviendas, en los paraderos de ruta, en los postes de luz y en monumentos del bulevar 5 de mayo destacaron la solicitud para hacer legal el aborto.

“¿Para qué quieres monumentos limpios en un país lleno de sangre?”, “Si protegieran a las mujeres como protegen a los monumentos, no existirían las marchas” y “Qué mi mamá saque de la cárcel por defenderme, no de la morgue”, también defendían en la manifestación.

Radicales destrozan autos y el Congreso

Las llamas de fuego en la puerta del Congreso del Estado de Puebla estuvieron a cargo de las integrantes del Frente Radical Feminista, quienes a su paso por las calles del centro histórico también destrozaron autos.

Mientras, desde el interior del Congreso del Estado se disparó gas lacrimógeno, cuando se rompieron los cristales y realizaron las pintas en el inmueble.

En este grupo, se estima que eran más de 200 mujeres encapuchadas y que vistieron totalmente de negro y de paso por el zócalo de Puebla, se enfrentaron verbalmente con trabajadoras de la organización 28 de octubre.

La marcha inició en la Fiscalía General del Estado, donde derrumbaron las vallas para romper cristales y de paso, colocar los nombres de hombres feminicidas, a quienes no han detenido por el asesinato de mujeres asesinadas en Puebla. 

Después caminaron al Congreso Local; por su paso por el zócalo de Puebla derribaron las vallas, que acordonan la plazuela principal.

Los edificios pintados fueron la Fiscalía General del Estado, la Catedral de Puebla, el Congreso del Estado, la Comisión de Derechos Humanos de Puebla y el Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Puebla.