Este lunes la UEFA anunció los distintos castigos que serán impuestos a Sebastian Constantin Coltescu y Octavian Sovre, los dos árbitros rumanos que fueron acusados de racismo en contra de Pierre Webó durante el partido de Champions League entre París Saint-Germain e Istanbul Basaksehir del pasado mes de diciembre.

En el caso de Coltescu, quien actuaba como cuarto árbitro en aquel partido, ha sido acusado por "comportamiento inapropiado" y fue inhabilitado para ejercer cualquier labor de arbitraje hasta el próximo 30 de junio.

Además, deberá realizar un curso de educación al igual que Octavian Sovre, aunque este último no fue inhabilitado y sólo recibió una reprimenda oficial también por "comportamiento inapropiado".

"Los árbitros UEFA deben estar formados de forma adecuada y específica para tomar mejores decisiones sobre la elección del idioma y las palabras que se utilizarán en las competiciones de la UEFA. En el contexto internacional, el uso correcto del lenguaje es fundamental para evitar situaciones como las ocurridas en el citado partido", esgrimió el organismo a través de un comunicado, donde también se sancionó con un partido a Pierre Webó, técnico asistente del Basaksehir.

El partido en cuestión tuvo lugar el pasado 8 de diciembre y quedó suspendido por el plantel de los jugadores turcos, acompañados en solidaridad por los franceses, luego de escuchar un presunto insulto racista del cuarto árbitro en disputa con Webó.

El que fuera exfutbolista de Osasuna, Leganés y Mallorca denunció a gritos el insulto del colegiado aún en el césped luego de que fura expulsado. "¿Por qué dice negro?", le repetía al colegiado rumano Ovidiu Hategan, con el visitante Demba Ba también en la polémica. El jugador también le recriminó por su forma de hablar.

Todo ocurrió recién a los 15 minutos de partido y tras una larga discusión en el área técnica, los jugadores turcos decidieron retirarse a vestuarios con la amenaza de no volver. Los jugadores del PSG, liderados por Neymar y Kylian Mbappé, pidieron explicaciones al cuarto árbitro y apoyaron la decisión de frenar el juego.

El duelo terminó disputándose al día siguiente con arbitraje del neerlandés Danny Makkelie. Antes del partido, los jugadores de ambos equipos rodearon el círculo central del campo con la rodilla en el suelo y el puño levantado, al igual que los tres árbitros. Posteriormente, el PSG ganó por goleada (5-1).

Foto: Captura de Pantalla de YouTube