Por la falta de insumos y vacunas de prevención del Covid-19, al menos 32 médicos internistas del Hospital General de Zacatlán, de la Secretaría de Salud del Estado, protestaron fuera de la unidad.

Los jóvenes egresados de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) presentaron una carta al director del hospital Juan Manuel Rodríguez González en la que notificaron que no realizarán sus prácticas hasta recibir las dosis, pues están en riesgo de contagio.

“Bajo decisión unánime nos retiramos los respectivos servicios y guardias del hospital debido a la nula respuesta favorable respecto a nuestra continua solicitud para ser vacunados contra el virus de SARS-CoV-2”, destaca el documento.

Los jóvenes informaron que el 13-14 de enero y 17-18 de febrero, respectivamente, vacunaron a médicos del Hospital de Zacatlán, sin embargo, no fueron incluidos los médicos internistas quienes son la mano derecha de los doctores de base.

Lo anterior pese a que tienen jornadas de trabajo por 32 horas, menos días de descanso y total exposición en áreas Covid. Además, aseguran que hubo dosis sobrantes que fueron regresadas a la ciudad de Puebla.

“Nuestras rotaciones comprenden los servicios de urgencias, área de choque, triage, quirófano, ginecología y obstetricia, pediatría, cuneros, patológicos, tococirugía (…) Hemos estado expuestos continuamente a pacientes sospechosos y confirmados con la infección del coronavirus; hemos realizado procedimientos como tomas de muestra séricas, reanimación, cardiopulmonar y ventilación”, reportaron.

En el documento expresaron que todos los días se exponen en áreas comunes del comedor y servicios con personal del área COVID por lo que el riesgo de infección cruzada es continuo.

Los médicos pregrado consideraron que, si bien están ofreciendo sus servicios en el hospital estatal para mejorar su aprendizaje, no pueden seguir arriesgando su vida.

Los jóvenes pidieron apoyo a la BUAP para que intervenga y no invalide el internado, que es uno de los requisitos para su titulación. Han pedido apoyo, aún sin respuesta de la directora de la Facultad de Medicina, Indiana Torres Escobar.

Hasta ahora, acusan que hay amenazas de parte del director del hospital Juan Manuel Rodríguez González, quien les advirtió que no podían hacer público el caso o les negarían la liberación de su internado.