Dos semanas de juego (y cinco días sin afición) culminaron este domingo luego de que Naomi Osaka y Novak Djokovic se coronaran en el Abierto de Australia 2021, primer Grand Slam que inaugura el 2021 tenístico.

El serbio se hizo con su noveno título en este certamen australiano tras derrotar a Daniil Medvédev 7-5 y doble 6-2. Aunque se esperaba una final más pareja, el balcánico no permitió al ruso recuperar sus saques en el segundo y tercer set.

Medvedev mostró buen rendimiento en la primera manga con 74 por ciento de efectividad en su primer saque, pero en el segundo y tercero Novak le rompió apenas arrancando cada set y bajó a 55 por ciento de efectividad.

Djokovic, quien en la primera semana del torneo estuvo a nada de retirarse por problemas en el abdomen, no permitió una recuperación mental del ruso, por lo que impuso su juego y se convirtió en el rey del Melbourne Park, pues la Rod Laver Arena lo ha visto nueve veces levantar el título en Australia, para llegar así a 18 Gran Slams acercándose a Roger Federer y Rafael Nadal.

Se trata de la décima octava final de Gran Slam para ‘Djoker’, empatando a Nadal (18) y se encuentra ahora por debajo de Federer que tiene 31.

 

Osaka también hizo lo propio

Los inconvenientes para Naomi Osaka en los torneos del Grand Slam llegan en la primera semana. Una vez transcurrido ese periodo de pistas duras es bien sabido que la japonesa irá con todo para tallar su nombre en el trofeo.

Osaka conquistó el pasado sábado su cuarto título en ocho apariciones en majors. La final del Abierto de Australia inicialmente parecía ajustada, pero Naomi ganó seis games consecutivos que le permitieron alejarse y derrotar 6-4, 6-3 a la estadounidense Jennifer Brady.

Un potente servicio que le redituó seis aces permitió a la nipona mejorar a 4-0 su foja en finales de torneos del Gran Slam, convirtiéndose en la primera mujer en iniciar su carrera de ese modo desde Mónica Seles hace 30 años.

El rendimiento mostrado forma para ella un récord de 12-0 en cuartos de final y fases posteriores de los grandes torneos del circuito.

Cabe mencionar que fue elegida deportista femenina del año 2020 por The Associated Press y tiene también una racha de 21 partidos ganados que comenzó la campaña anterior, donde se incluyen su triunfal andadura en el Abierto de Estados Unidos del año pasado y su coronación en Nueva York de 2018, así como en Melbourne en 2019.

Para Brady se trató de la primera final de un major en su carrera tenística, pero ante la presencia de Naomi supo reconocer la poca probabilidad que había de derrotar a una experimentada campeona: “Esta noche no iba a ocurrir”, dijo la subcampeona de 25 años.

Osaka, de 23 años de edad, arrancó la competición en Melbourne Park como la tercera en el ránking de la WTA, y ahora tiene asegurado avanzar al segundo puesto del escalafón. Únicamente dos tenistas en activo tienen más títulos del Grand Slam que Osaka: Serena Williams, con 23, y su hermana Venus, con siete.

Fotos: Twitter