Félix Torres, defensa de Santos, terminó en llanto el partido del pasado jueves en su visita a San Luis luego de que presuntamente fuera víctima de actos racistas, como reveló su compañero Matheus Doria, para más tarde denunciar en conferencia de prensa que un balonero le dijo "palabras que dolieron demasiado".

"Lo que pasó el día de hoy no puede seguir pasando, me siento afectado y muy triste. Mis compañeros, no importa el color que yo tenga, me quieren así; ellos saben la persona que soy y el dolor que estoy sintiendo ahora mismo.

“Amo mi color, quiero mucho a mis compañeros porque ellos me decían que todo lo que hago siempre está respaldado. Quiero dejarles este mensaje para que no pueda seguir pasando esto en el futbol, es algo que se ha venido repitiendo, pero si te lo dicen de la manera que lo recibes, en el momento del partido, te golpea mucho", expresó el ecuatoriano.

Por su parte, el capitán Doria respaldó a su compañero y manifestó que no puede permitirse que gente de afuera influya sobre el partido.

“No puede pasar en ningún lado, por favor revisen las cámaras, hubo actos de racismo. Todos somos iguales, eso ya quedó atrás, es antiguo; venimos a hacer nuestro trabajo y los de afuera no pueden hacer eso", señaló.

No obstante, de acuerdo con una grabación circulada por el portal ESPN y el comunicador Misael Eymar, Félix Torres inició la gresca luego de empujar a uno de los baloneros que se hallaba en el encuentro (perteneciente a la categoría Sub-17). Al notar la agresión, la banca potosina se lanzó contra el zaguero de Santos, quien respondió con un puñetazo a Germán Berterame.

Foto: Captura de Pantalla de Twitter