Terminó el nuevo confinamiento decretado en Victoria, Australia, y con ello se volverá a permitir al público volver al Melbourne Park para disfrutar del Australian Open que culmina este domingo, aunque con ciertas restricciones que respeten el distanciamiento social.

Como anunció la organización del torneo en su página web, los espectadores podrán ocupar las tribunas con un límite de 7 mil 477 espectadores por sesión, lo que significa un aproximado del 50 por ciento de aforo y con la obligatoriedad de llevar la mascarilla donde no sea posible mantener distancias de seguridad.

Durante la primera semana del torneo estaba permitida la entrada a 30 mil personas en todo el recinto donde se disputa el primer Grand Slam del año.

"Esperamos recibir de nuevo a los fans en el Abierto de Australia en los próximos cuatro días y terminar el evento de manera segura y en lo alto", afirmó el director del torneo, Craig Tiley, en un comunicado.

"La semana pasada tuvimos la primera experiencia real de deporte en vivo con los fans en las gradas y el ambiente era eléctrico. Los jugadores apreciaron la oportunidad de competir delante del público por primera vez en casi un año y muchos hablaron de lo emotivo que era conectar con los fans de nuevo", recalcó.