Valentina Giraldo nació y creció en la ciudad de Medellín, Colombia, y desde muy pequeña supo que quería ser modelo. Empezó aprendiendo en clases de modelaje aunque al pasar del tiempo, se dio cuenta que es una profesión de mucho esfuerzo y dedicación.

Por eso decidió continuar con sus estudios del colegio y se olvidó del tema. Hasta que se dio la oportunidad de conocer y empezar a trabajar con la guía de uno de los manager más reconocidos del medio, de la agencia LMC models, y nuevamente retomó su sueño de ser modelo.

Es una persona muy responsable, amigable, alegre, demasiado expresiva y le encanta vivir nuevas experiencias, está viviendo su mejor vida y coleccionando momentos inolvidables. Sus pasatiempos favoritos son hacer ejercicio, leer e ir al cine, aunque por la pandemia este último hobbie estuvo aplazado por varios meses.

Valentina tiene un rostro armonioso y muy dulce, con un toque de sensualidad. Su mirada y sonrisa reflejan la alegría que la caracteriza, y contagia de buena energía. Le encanta cuidarse, sentirse y verse linda, hace ejercicio regularmente y se cuida con la alimentación.

Es consciente de los alimentos que consume pensando siempre en lo mejor para su cuerpo. Es muy vanidosa y aunque se cuida con todo, ama consentir su rostro, por eso en su rutina facial siempre usa agua de rosas, contorno de ojos y humectante. Con esta rutina siempre logra verse fresca y hermosa.

Su sueño es ser reconocida en el mundo del modelaje porque es algo que le encanta y hace con todo el amor.  Se ve trabajando en muchos lugares del mundo con grandes marcas y proyectos. Piensa que si tiene una meta, por más grande que sea con disciplina y compromiso la puede lograr.

Se visualiza en su vida feliz y exitosa, sintiéndose bien con lo que hace, teniendo un rumbo y logrando todos sus sueños.

 

Fotos Felipe Bohorquez, cortesía @LMCmodels