Gobiernos estatales reclamaron que el gobierno federal incumpla con la entrega de suficientes vacunas para adultos mayores, que no se haya concluido la vacunación de personal de salud y por la centralización del proceso donde 18 militares y 14 delegados federales serán los jefes de operación de la vacunación por encima de las autoridades estatales.

El gobierno federal admitió que “la disponibilidad de vacunas es limitada y de proveeduría progresiva incierta” en documento entregado a los titulares de salud. Argumentó que “la estrategia de vacunación será adaptable en un contexto de incertidumbre”.

Informó, de acuerdo con Reforma, que las vacunas que se adquieran ahora serán para adultos mayores y queda pendiente la segunda dosis para personal de salud.

Hasta ahora, 14 por ciento de los trabajadores de la salud (85 mil 887) ha completado las dos dosis del proceso de inmunización, según informó el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell.

Conforme el documento de Estrategia Nacional de Vacunación, presentado ayer en reunión encabezada por López Gatell con los secretarios de salud estatales, este lunes iniciará la vacunación de adultos mayores, pero las dosis serán apenas el 5.5 por ciento de las necesarias.

La vacunación iniciará en zonas rurales y no en las zonas de mayor contagio, como las urbanas, lo que fue cuestionado por los funcionarios estatales de Salud.

En la Ciudad de México la vacunación de adultos mayores comenzará en las alcaldías de Milpa Alta, Cuajimalpa y Magdalena Contreras, de predominancia rural.

La coordinación en cada estado quedará a cargo de “Enlaces Correcaminos” que en su mayoría serán militares. En 18 estados, oficiales y médicos de la Sedena y Marina coordinarán la vacunación; en 5 de 6 estados gobernados por Morena los coordinadores serán civiles. En Veracruz, coordinará la médica epidemióloga de la Secretaría de Marina, Elena Jackeline Brisuela.

Manuel de la O, titular de Salud de Nuevo León, dijo que la vacuna de AstraZeneca, que empezará a distribuirse con la llegada el domingo de un lote de 500 mil dosis, no está autorizada para adultos mayores y, al aplicarlas en zonas rurales, se corre el riesgo de no tener dónde atender a los pacientes en caso de que presenten efectos adversos.

Además de que debería empezarse en la zona metropolitana donde está el mayor número de contagios y defunciones.