Será el próximo 17 de febrero de este 2021 cuando se celebre el Miércoles de Ceniza, pero no será igual que en otros años, esto por la pandemia de coronavirus que afecta al mundo.

En esta celebración los católicos se preparan para vivir los misterios de la muerte y resurrección de en Jesucristo la Semana Santa.

En años pasados los sacerdotes de las iglesias bendecían las cenizas en voz alta y los feligreses pasaban uno por uno, para que se les hiciera una cruz de ceniza en la frente.

Pero en este 2021, el Padre hará una oración en silencio para bendecir las cenizas, posterior a eso, con el agua bendita el sacerdote se va a dirigir a los presentes y, a comparación de otras veces que se recitaba una oración varias veces, ahora solo se hará una vez, informa Excelsior.

Después el sacerdote se limpia las manos y se pone la mascarilla para proteger la nariz y boca, impone la ceniza a cuantos se acercan a él o, si es oportuno, él se acerca a cuantos están de pie en su lugar”, se informó.

“La tradición de imponer la ceniza se remonta a los primeros años de la Iglesia Católica. En la antigüedad las personas se colocaban la ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad con un “hábito penitencial” para recibir el sacramento de la reconciliación el Jueves Santo”, informa el portal de NatGeo.

¿Cómo se obtienen las cenizas?

“Para esta importante ceremonia se queman los restos de las palmas bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior. Estas se rocían con agua bendita y luego son aromatizadas con incienso. Sin embargo, el Miércoles de Ceniza no es día de precepto. Por lo tanto, la imposición de ceniza no es obligatoria para los católicos”, señala National Geographic.

El miércoles 17 de febrero, el Papa Francisco  presidirá la Santa Misa de inicio de la Cuaresma, en el Altar de la Cátedra de la Basílica de San Pedro, ese día no tendrá lugar la Audiencia General. Además, las prédicas de Cuaresma estarán a cargo del Cardenal Raniero Cantalamessa a partir del 26 de febrero.