Las vacunas son la forma más segura y eficaz de prevenir enfermedades, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se salvan al año alrededor de 3 millones de vidas con los programas de vacunación, señaló la doctora Elena Soto Vega, profesora e investigadora de la Universidad Anáhuac Puebla.

Una vacuna es una preparación cuya finalidad es generar inmunidad contra una enfermedad. Esto lo logran engañando al sistema inmunológico simulando un ataque por el microorganismo. Con el objetivo de generar células de memoria que se activarán de manera inmediata cuando se encuentre con el microorganismo, al ser entrenadas por la vacuna, el individuo no se enfermará.

Al igual que los medicamentos, las vacunas deben pasar por algunas pruebas para garantizar su seguridad, especificidad y su eficacia. Al identificarse cuáles serán las moléculas del microorganismo que se utilizarán, se inicia la etapa preclínica, en la cual, se realizan experimentos en animales. En esta etapa se comienza a evaluar la seguridad; si en los animales provoca una respuesta inmunitaria se pasa a los ensayos clínicos en humanos.

Un ensayo clínico consta de tres fases: Fase 1, se administra a un pequeño grupo de voluntarios, en los que se evalúa la seguridad, la respuesta inmunitaria y se trabaja para evaluar cual será la dosis correcta. Fase 2, se administra a conjuntos de voluntarios más grandes, pero se agrega un grupo control, es decir, un grupo de sujetos que no recibe la vacuna sino un placebo, con la finalidad de evaluar si los resultados observados son por la vacuna. Y en la Fase 3 estos ensayos se realizan en muchos países con grupos muy grandes de voluntarios, es en esta etapa en la que se evalúa la eficacia.

Una vez que se completaron las 3 fases, las autoridades de cada país examinan los datos del estudio y deciden si se autoriza. En el caso de la vacuna contra Covid-19, se ha autorizado su uso de emergencia. Lo que significa que ya cumplió con ciertos criterios regulatorios y que no existen otras alternativas aprobadas y disponibles para tratar la enfermedad.

Contra el Covid-19 se han desarrollado 3 tipos de vacunas: las ARNm, que contienen cierta parte del material genético del virus y ya estaban en ensayos avanzados para otras patologías como influenza, zika, rabia y citomegalovirus.

Las vacunas de subunidades proteicas son porciones de proteínas del virus. Y las vacunas de vectores virales, en las que se utiliza un virus diferente al que causa la enfermedad con el material genético del Covid-19, ya se probaban en enfermedades como el ébola y VIH.

Aun cuando se reciba la vacuna, la especialista de la Anáhuac Puebla, advierte que no se deben olvidar las medidas como uso de cubrebocas y el distanciamiento social “de esta manera se reduce la propagación del virus en lo que se logra la vacunación de toda la población. Es importante saber que el efecto de las vacunas no es inmediato, en el caso de las vacunas de Covid-19, todas las aprobadas hasta este momento requieren de dos dosis y su efecto máximo de protección se alcanzará 21 días después de la segunda dosis”, señaló la Dr. Soto.