El partido entre Blackburn Rovers y Middlesbrough en la Segunda División del futbol de Inglaterra se vio manchado ante la terrible entrada de un defensa que casi termina con la pérdida de un ojo de su rival, a quien pateó en el rostro en su afán por buscar el esférico.

Dael Fry fue el jugador afectado que terminó por recibir un fuerte impacto al rostro, pues al tratar de rematar el balón con la cabeza se encontró en el camino con los tachones de Jarrad Branthwaite, defensa del Rovers.

La intención del zaguero era la de bajar la pelota o rechazarla con esa patada, pero lo que terminó por contactar fue la cara de su colega. 

Además del golpe, parte de lo increíble en la jugada fue que el árbitro Dean Whitestone no marcara un evidente penal por considerar que no hubo falta. El silbante se limitó a parar el partido y dejar que ingresaran al campo las asistencias médicas para checar al jugador tendido en el césped, quien se agitaba con señas de dolor.

El técnico del Middlesbrough, Neil Warnock, se dijo indignado por la gravedad del acto cometido, pues afirmó que el ojo de su jugador estuvo en riesgo de perderse.

Middlesbrough publicó una fotografía con el rostro del jugador para intentar hacer conciencia a los dirigentes de la competencia, así como a los del arbitraje. En dicha publicación colgaron la foto de las heridas con el mensaje: “Maltratado y magullado”.

Luego de realizarse los primeros exámenes médicos al futbolista, el estratega volvió a referirse a la prensa para dar a conocer los pormenores del estado de salud de Dael Fry, donde dijo que –de acuerdo con el médico- el atacante estuvo a un milímetro de perder el globo ocular.

Entre el acto irresponsable y la derrota que se llevó su equipo, el técnico señaló que el resultado de ese partido fue lo de menos después de que se pusiera en peligro la vida de Dael.

Foto: Captura de Pantalla de YouTube