Puebla fue la tercera entidad con la recuperación económica más baja del país en el periodo de octubre a diciembre de 2020, según el Indicador de Recuperación Económica Estatal (IREE) elaborado por el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO).

El IREE mide el porcentaje de reactivación económica por estado de manera trimestral, es decir, la distancia hacia el camino de crecimiento que perdió en la pandemia

En ese indicador, la entidad poblana, con 83 %, sólo superó a los estados de Aguascalientes (81%) y Baja California Sur (80%).

Estas tres entidades, junto con Chihuahua (85%), Morelos (85%), Quintana Roo (84%) y Guanajuato (83%) fueron las siete que el IMCO ubicó dentro de la categoría de recuperación económica muy baja.

En contraste hubo cuatro entidades que lograron un nivel de recuperación alto: Campeche (99%), Tamaulipas (99%), Hidalgo (97%) y Sonora, aunque esté último fue el único que mostró un incremento en la recuperación pues aumentó su actividad económica un 1 por ciento por encima de las estimaciones de crecimiento previas a la pandemia.

Las observaciones del IMCO señalan que los estados que están dentro del grupo de recuperación económica muy baja padecen de la falta de diversidad de actividades comerciales, por lo que su economía depende solamente de un área, a diferencia de aquellos que muestran una recuperación alta.

El IMCO detalla que estados como Baja California Sur dependen del sector de servicios y turismo, así como del inmobiliario de lujo. En el caso de Puebla, la industria automotriz y manufacturera tiene una gran importancia en la actividad económica, así como la de servicios y turismo.

El Instituto Mexicano de la Competitividad señala que una de las oportunidades para mejorar la recuperación económica de los estados es la de diversificar la oferta de sector de mayor crecimiento, así como revisar y redefinir la estructura económica de la entidad.