El Instituto Nacional Electoral (INE) decidió que los partidos deberán reservar 45 de las 500 candidaturas al Congreso para grupos vulnerables, como la población con discapacidad, la indígena, la afromexicana y la comunidad LGBT+.

El Consejero Presidente del INE, Lorenzo Córdova dijo que “no es el momento más oportuno porque, en efecto, las precampañas han avanzado, las convocatorias de los partidos ya han sido emitidas y han respondido miles y miles de ciudadanos  y hoy tenemos que hacer ajustes que van a impactar el proceso de designación”.

Tras una sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) el acuerdo fue aprobado por unanimidad luego de que el acuerdo original fuera impugnado por el PAN, el PRD, el PVEM el PT y el PES.

En la sesión de este viernes, el INE resolvió que se deberán postular candidaturas que se autoadscriban como población indígena en al menos 21 de los 28 distritos del país con más de 40 por ciento de población indígena para elección de mayoría relativa y deberán reservar al menos 9 candidaturas de representación proporcional para las 5 circunscripciones del país.

El reparto de candidaturas indígenas es de 1 para la primera, segunda y quinta, 4 para la tercera y 2 para la cuarta circunscripción; de las candidaturas en estos distritos de mayor proporción de población indígena, de 21 al menos en 11 las fórmulas tienen que ser conformadas por mujeres.

El acuerdo plantea además que se deberán presentar ocho fórmulas para personas con discapacidad permanente (6 de mayoría relativa y 2 de representación proporcional); 4 para población afromexicana (3 de mayoría relativa y 1 de representación proporcionaly 3 para la comunidad de la diversidad sexual (2 de mayoría relativa y 1 de representación proporcional).

Se establece que todas las postulaciones de representación proporcional tendrán que estar entre los primeros 10 lugares de cada lista para las cinco circunscripciones en que se divide el país.

En la Primera Circunscripción están Baja California, Baja California Sur, Sonora, Chihuahua, Sinaloa, Durango, Nayarit y Jalisco; en la Segunda, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Zacatecas, Aguascalientes, San Luis Potosí, Guanajuato y Querétaro.

La Tercera incluye a Veracruz, Oaxaca, Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo; la Cuarta contempla a Ciudad de México, Puebla, Tlaxcala, Morelos y Guerrero; en la Quinta están Estado de México, Hidalgo, Michoacán y Colima.

El representante del PAN, Víctor Sondón, dijo que la medida interfiere con los procesos internos de los partidos y su autodeterminación, además de que atenta contra el trabajo político de los militantes de los partidos.

El consejero Ciro Murayama advirtió que la medida limita el derecho a ser votados de al menos 3.7 millones de ciudadanoslo cual podría representar un problema futuro; Uuk-kib Espadas afirmó que en los 21 distritos reservados para candidaturas indígenas, sólo se encuentran ocho de los pueblos y comunidades del país, por lo que la medida difícilmente combate las desigualdades económicas y políticas que limitan el acceso a los grupos vulnerables, además de que “la delimitación de distritos considerados indígenas no tiene correspondencia en la realidad por la dispersión de estos grupos étnicos.”