La pandemia ocasionada por la propagación de Covid-19 retrasó la entrega de cerca de 250 armas a Seguridad Pública de Tehuacán, entre largas y cortas; se espera que sea a principios de marzo cuando ya se pueda contar con ellas, ya que el 20 por ciento de las que portan los elementos deben ser cambiadas, declaró Israel Nasta de la Torre, regidor de Gobernación.

Manifestó que la autorización por parte del Consejo Estatal de Seguridad Pública, ya lo tienen, sin embargo, han enviado escritos a la Mesa de Armamento, para que les den a conocer la fecha exacta en la que las armas podrían llegar a Tehuacán, por lo cual esperan que a principios de marzo ya puedan iniciar el procedimiento para que los elementos ya cuenten con este insumo y realicen su trabajo.

Indicó que las 250 corresponden a 100 armas largas marca zigzaguer y otras 150 armas cortas puerto beretta 9 milímetros, con lo cual se busca cumplir con la ley, ya que marca que los elementos deben portar si quiera un arma corta y otra larga.

De igual manera manifestó que para la adquisición de dicho equipo se invirtieron de dos a tres millones de pesos. Agregó que actualmente hay en funcionamiento más de 300 armas, de ellas el 20 por ciento deben ser cambiadas.

Por último, explicó que, aunque es necesario realizar el cambio en un 20 por ciento del armamento, esto no significa que los uniformados estén trabajando con carencias en sus armas, pues aún están en tiempo de renovarlas.