La asociación de Comerciantes Unidos lanzó una singular campaña del uso de cubrebocas como parte de las medidas para mitigar los contagios de Covid-19 y por el cierre de negocios no esenciales en Huauchinango.

En una especie de sketch de lucha libre, lanzando láminas galvanizadas y tubos de hule espuma, un grupo de actores exigían a un transeúnte el uso del cubrebocas, lo que causó sorpresa y generó que varias personas que observaban el momento utilizaran la mascarilla de manera correcta.

El 12 de enero la Asociación de Comerciantes Unidos por Huauchinango inició su campaña en el primer cuadro de la ciudad, llamando la atención de diversas personas que observaban el peculiar método para pedir a la gente que use el cubrebocas.

A pesar de que retomaron algunas técnicas de la lucha libre para sorprender a aquellos que no utilizan el cubrebocas de manera adecuada, no lucieron la indumentaria común de los luchadores, porque señalaron que sólo sería una actividad para alertar a los transeúntes, no entretenimiento.

Desde el inicio de la pandemia, la asociación ha realizado diversas campañas y dialogado con el ayuntamiento de Huauchinango para pedir que sus negocios no esenciales continúen abiertos, ya que algunos han bajado sus cortinas permanentemente a raíz de la crisis económica derivada de la pandemia.

Luego de realizar su campaña y haber dialogado con el ayuntamiento, hoy por la mañana comerciantes no esenciales realizaron limpieza general, lavando cortinas y banquetas, algunos de ellos han abierto sus negocios a pesar del decreto que prohíbe el comercio no esencial.

En Irapuato luchadores exigen el buen uso del cubrebocas  

En Guanajuato, específicamente en Irapuato, también se realizó una campaña creativa en torno del uso correcto del cubrebocas, pero en este lugar sí participaron enmascarados, que sorprendieron a quienes se negaron a portarlo adecuadamente.

A través de videos que se compartieron a través de Facebook se registró la manera en la que cinco luchadores transitaban por las calles de Irapuato para evidenciar a las personas que no seguían las recomendaciones sobre el uso de la mascarilla.

En algunas ocasiones incluso cargaban a los transeúntes que traían el cubrebocas mal, lo que generaba que los testigos lo usaran bien para evitar ser víctimas de los luchadores.

Esta campaña generó un gran impacto, por lo que en otros puntos de la república y el estado se ha querido recrear, para provocar conciencia de una manera entretenida.