El boxeador Miguel Berchelt (38-1, 34 KOs) comentó ser poseedor de una ‘fórmula ganadora’ que consiste en siempre “pensar como si fuera el retador”, además de recordar que se le daban escasas posibilidades de destronar a Francisco “Bandido” Vargas como rey superpluma del WBC, a quien doblegó por partida doble.

Ahora todo su esmero está concentrado en el peligroso Óscar Valdez (28-0, 22 KOs), contra quien sostendrá un compromiso el próximo 20 de febrero en Las Vegas.

Esas fueron las declaraciones del “Alacrán” en el Martes de Café virtual desde Los Mochis, Sinaloa, donde se prepara al lado de los famosos Cochules.

Berchelt primero tuvo que superar al Covid-19, pues tras dar positivo a inicios de noviembre, el promotor Bob Arum postergó sus planes de presentar la contienda el 12 de diciembre.

Mauricio Sulaimán, presidente del WBC, calificó a Berchelt como “un boxeador que representa lo que nuestra entidad desea reflejar en sus campeones”.

El “Alacrán” fue claro en afirmar que le hubiese gustado tener un poco más de tiempo para sus entrenamientos; no obstante, sus ganas de enfrentar a otro mexicano fieron claras:

“Me preparo con todo para esta pelea que todo mundo quiere ver. Cuando hay dos mexicanos arriba del ring, el show esta más que garantizado, vamos a defender por séptima vez la corona. Estoy muy motivado, creo que es el trampolín, yo quiero ser catalogado como el mejor libra por libra de la actualidad”.

Miguel calificó a Eddy Reynoso, coach de Óscar, como un estratega “que estudia muy bien a sus rivales”, aunque manifestó que su preparador Alfredo Caballero también tiene lo suyo y describió la pelea como “un juego de ajedrez”.

“Valdez es un poco más rápido, es explosivo con la izquierda, tiene un gancho con el que ha derribado a sus rivales, igual un gancho al hígado. Vamos a hacer los ajustes con Alfredo Caballero para tratar de nulificar esa velocidad”, ademitió Berchelt.

“Tengo que ir golpeando muy fuerte los planos bajos -matizó-, manejar el oper. Óscar es sentido de la quijada y vamos a aprovechar esa lesión (en marzo de 2018 contra Scott Quigg). Yo, con un golpe, puedo virar la pelea”.

Foto: Twitter