Personal médico del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste), denunció que directivos del instituto han tomado decisiones equivocadas, riesgosas para los pacientes y abusivas contra los trabajadores del nosocomio.

Mediante un documento que avalaron con sus credenciales vigentes, doce trabajadores dijeron que el director del Hospital Regional Puebla, José Deveaux Homs, ordenó la habilitación del piso ocho para pacientes Covid-19, cuando dicho lugar carece de adecuaciones, no sólo para enfermedades habituales sino para situaciones de gravedad como es la pandemia.

Otra situación delicada es que en la contratación o renovación de personal de interinatos, les dijeron que había muy pocos espacios y que quienes decidieran quedarse, tenían que laborar las ocho horas de su turno en área Covid-19, además de que cada trabajador iba atender cinco pacientes, sin auxilio de algún compañero. El interinato sólo duraría tres meses.

Los enfermeros entrevistados y de quienes se constató con sus respectivos recibos de nómina que  son trabajadores del Issste, explicaron que por cuestión de camaradería y compañerismo, si uno de ellos tiene más carga laboral, el resto lo auxilia, además de que su labor era de medio turno en área Covid-19 y medio turno en otras áreas, para disminuir riesgos de contagio.

Otra situación que consideraron  abusiva y que contraviene –destacaron-  la nueva reforma de la ley laboral, la Norma Oficial Mexicana 035 para disminuir el estrés y riesgo psicosocial, es que para ahorrar en recursos, desde el momento en que se cambian a la hora de ingresar al nosocomio, deberán colocarse un pañal de adulto, para evitar ir al baño durante su jornada y se lo podrían quitar hasta la finalización de sus ocho horas de trabajo, supuestamente porque así es como ya trabajan diversos hospitales y que esa medida se debía aplicar diariamente.

De todas estas disposiciones hicieron responsables al director, José Deveaux Homs, y a la jefa de enfermeras, Viridiana Ruiz Gil.

Los trabajadores indicaron que tenían programada una protesta, pero la situación de incremento de contagios les impide utilizar el tiempo de trabajo en protestas, pues además eso pone en riesgo a los pacientes, por lo que hicieron un llamado a la sensibilización del director del nosocomio y de la jefa de enfermeras, para que eviten medidas abusivas que no se imponían ni en tiempos de conflictos internacionales, a prisioneros de guerra.

No obstante, advirtieron que si las autoridades hospitalarias deciden seguir adelante con este tipo de medidas, los enfermeros van a radicalizarse porque no van a aceptar ese tipo de violaciones a sus garantías individuales ni violaciones a sus derechos humanos durante las jornadas de trabajo.