Al menos unas 30 viviendas resultaron afectadas, debido a las fuertes ráfagas de viento que azotaron la comunidad de Huitzmaloc y sitios aledaños, ubicados en el municipio de Ajalpan en la Sierra Negra de Puebla, además permanecieron sin energía eléctrica cerca de cuatro días.

Desde el pasado 31 de diciembre el mal clima tomó por sorpresa a los habitantes de la Sierra Negra, pues los vientos de más de 90 kilómetros por hora que azotaron la zona causaron daños a las casas, sobre todo aquellas que contaban con techos de láminas, los cuales fueron arrastrados por el aire, dejando a las personas desprotegidas.

Marcos Cayetanos Guzmán, uno de los habitantes del lugar, quien también resultó con pérdidas materiales, mencionó que desde el pasado 31 de diciembre, el personal de Protección Civil y Bomberos acudió al lugar para tratar de ayudarlos, pero el mal clima continuaba y fue difícil poder implementar acciones, por lo cual regresaron a la cabecera municipal

 Manifestó que las personas que resultaron afectadas han buscado la protección de otros familiares para pasar las noches, pero, hay algunos que continuaron con sus actividades normales,

Agregó que luego de varios días de permanecer sin energía eléctrica, la tarde del domingo arribaron miembros de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), hasta su comunidad para revisar sus instalaciones de luz y reconectar el servicio, el cual quedó establecido ese mismo día.

Las personas que se quedaron sin el techo o parte de sus viviendas hicieron un llamado a quienes puedan hacer donaciones de láminas o material de construcción para poder recuperar su patrimonio, además llamaron a las autoridades a poner la vista en estas comunidades alejadas de la mancha urbana, pues señalaron que de por sí la señal de comunicación es deficiente, y ante esta situación se hace imposible. 

Cabe mencionar que durante los últimos días de diciembre varios municipios poblanos ubicados principalmente en la Sierra Norte, Sierra Nororiental y Sierra Negra sufrieron afectaciones a causa de las fuertes ráfagas de viento que tuvieron lugar en el territorio poblano, en estas zonas, en especial las de alta montaña, se registraron, caídas de árboles, pérdidas en cultivos y daños en viviendas.