Luego de que en medios de comunicación internacionales se diera a conocer que en el Reino Unido el Covid-19 había mutado en una nueva cepa presuntamente más grave, la

Organización Mundial de la Salud (OMS), rechazó esta posibilidad.  

En conferencia de prensa, la epidemióloga Maria Van Kerkhove señaló que ninguna de las variantes del SARS-CoV-2 ha mostrado causar una enfermedad más grave o que no responda a la vacuna de la COVID-19, además de que todavía se están haciendo estudios. 

Agregaron que el Reino Unido informó a la OMS de que la variante del coronavirus detectada en el país responde a la vacuna del COVID-19, aunque se siguen investigando las características de esta mutación genética. 

Lo anterior ocurrió tras detectar un aumento de los casos, por lo que dicha nación realizó análisis genéticos del SARS-COV-2 y en donde se detectó una mutación.

 

 

Al respecto, algunos países como Francia, Alemania, Italia, España y Austria prohibieron la llegada de vuelos procedentes del Reino Unido, mientras que en Latinoamérica se sumaron Argentina, Colombia y Chile.