Para nadie es un secreto que el último año futbolístico de Javier Hernández ha sido de completo olvido en comparación con lo que había mostrado al menos en el último equipo europeo donde militó (Sevilla). Su traspaso a la MLS con LA Galaxy pareció empobrecer el juego que logró destacarlo en equipos como Manchester United o las propias Chivas.

Parte de su tropezada temporada tuvo que ver con que la afición y propia directiva esperaban volverlo un referente tras la salida de Zlatan Ibrahimovic, aunque “Chicharito” estuvo lejos de serlo al tener muy poca participación e involucrarse en más temas extra cancha.

La baja de nivel, evidentemente, también se iba a ver reflejado en su valor de mercado, pues el jugador de 32 años vio una reducción en su costo de aproximadamente 7 millones de euros, pasando de costar 9 cuando estaba en Sevilla a sólo 2 en menos de un año.

 

El bajón

El ascenso en juego y números para el tradicional dorsal 14 se dio tras su salto a Europa, llegando incluso a costar 22 millones de euros cuando militaba con los ‘Red Devils’. No obstante, al paso de dos años Chicharo vio un descenso en sus números cuando llegó al Real Madrid, donde apenas alcanzaba los 10 millones.

Su segundo mejor momento se dio tras su llegada a la Bundesliga con el Bayer Leverkusen, donde alcanzó su nivel más alto costando 25 millones de euros. Tras salir del equipo de las pastillas y llegar al West Ham decayó a 18 millones, saliendo de ahí costando 12 y llegando a Sevilla con un valor de 9.

Por más duro que parezca Javier Hernández no logró consolidarse en el futbol europeo, dejando la promesa de una nueva “bomba” mexicana en el Viejo Continente en eso: algo efímero.

Foto: Instagram