Al mencionar que la pandemia ha acelerado el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs), el Diputado Federal por el Distrito 12 de la ciudad de Puebla, Fernando Manzanilla Prieto, mencionó que en las democracias que, como la mexicana,  aún no están del todo consolidadas, el reto es  aprovechar al máximo el potencial que tienen para fortalecer el tejido social, la confianza y el capital social.

Dijo que un reciente estudio sobre los retos de las sociedades cada vez más interconectadas se advierte que, con la llegada de la Internet y las TICs, por primera vez en la historia la humanidad ha logrado un nivel de conectividad que abre la posibilidad de que cada individuo que habita este planeta pueda expresar su voz y ser protagonista del cambio.

“Se trata de una nueva forma de empoderamiento social y político del ciudadano nunca antes visto, que genera nuevas formas de acción colectiva a partir de esquemas innovadores de participación, cooperación y colaboración. La llamada Cuarta Revolución Industrial ha dado pie al surgimiento de una suerte de "ciber-ciudadano", no solo mucho más expuesto a información y contenidos, sino mucho más participativo e interesado en temas propios de la agenda pública”, recalcó.

Precisó que este esquema ha condicionado el surgimiento de nuevas formas de relación entre ciudadanos y gobierno que exigen fórmulas novedosas de diálogo y colaboración en el proceso de toma de decisiones y en el diseño de políticas públicas, en los que la conectividad es la clave. Lo que ha impuesto nuevos retos a la denominada nueva democracia digital, caracterizada por un proceso permanente de legitimación política en tiempo real, entendida como una nueva variante de la democracia directa.

Por otra parte mencionó que como cualquier proceso revolucionario, también ha planteado nuevos riesgos y amenazas a la convivencia democrática y a la integridad de uno de sus pilares institucionales fundamentales: el debate y la deliberación informada necesaria en toda democracia.

“Las nuevas formas de participación ciudadana exigen a su vez, nuevas formas de gobernanza y gobierno, así como nuevas maneras de concebir el ejercicio de la política. Todo ello, puesto al servicio de una nueva generación de ciber-ciudadanos listos a tomar las riendas de la llamada sociedad red", concluyó.