Por primera vez en la historia de Puebla el informe de gobierno fue sin diputados, a puerta cerrada y con el Congreso del estado tomado por feministas.


El gobernador Miguel Barbosa Huerta ni siquiera acudió este martes a entregar el segundo informe del sexenio y solo envió a tres secretarios.

David Méndez Márquez, de Gobernación; Melitón Lozano Pérez, de Educación y María Teresa Castro Corro, de Planeación y Finanzas.

El documento se recibió sin mensaje previo del mandatario, sin acceso a los medios de comunicación y sin transmitirse el acto por internet.

El personal del Congreso solo envió fotografías de la presidenta de la Mesa Directiva, Nora Merino Escamilla (del PES), y los secretarios.

Hasta después de la entrega del informe comenzará la sesión solemne virtual, en la que los diferentes grupos parlamentarios emitirán su postura.

Ninguno de los funcionarios se quedó en el pleno a ver la transmisión de la sesión, sino que se fueron de inmediato.
 

La sede del  Poder Legislativo se encuentra tomada por feministas desde el 24 de noviembre, en exigencia de la despenalización del aborto y de una mesa de diálogo con Barbosa Huerta.