Personal médico se manifestó en Puebla con la consigna "no somos delincuentes", para exigir al gobernador Miguel Barbosa Huerta que cese las descalificaciones y la criminalización del gremio.

Con una marcha y un mitin en el zócalo de la ciudad este domingo denunciaron agresiones por parte del mandatario morenista, quien ha culpado de negligencia a algunos médicos sin una investigación de por medio.

En lonas y carteles reprocharon que mientras a nivel mundial se reconoce la labor del sector salud en el combate a la pandemia de Covid-19, en Puebla el gobernador los criminaliza.

"El actual gobernador del estado, Luis Miguel Barbosa Huerta, constantemente nos inculpa de negligencia médica, e incluso, sin averiguaciones previas ni conocimiento a fondo de los casos, menciona el nombre completo de médicos y pide su suspensión laboral. Esto daña el prestigio de los médicos, además de generar un ambiente hostil hacia el gremio", acusaron en un comunicado.

Esto luego de que el gobernador nombró ante los medios de comunicación a un médico que presuntamente provocó que una mujer diera a luz afuera del Hospital de la Mujer, en Tehuacán.

Como el titular del Ejecutivo advirtió denuncias penales y pidió la suspensión del inculpado, los manifestantes aclararon que los médicos no son precisamente culpables de negligencia, pues en la mayoría de casos solo acatan órdenes.

Enfatizaron que los hospitales carecen de personal, infraestructura, insumos y equipo suficiente para cumplir la demanda de servicio de salud.

Por ello reprobaron que Barbosa Huerta culpe al personal de un deficiente servicio, pero no mejora la situación de las unidades médicas.

"Hasta ahora, cuando el gobernador dice que instaurará una política en los hospitales de humanización y de atención, solo es palabrería, demagogia, pues no han movido un solo dedo para que esto se haga realidad", denunciaron.

Los inconformes lamentaron también que más de tres años después del sismo de septiembre de 2017 no haya avances en el hospital del IMSS que sustituiría al de San Alejandro.

"Los derechohabientes están siendo atendidos en áreas improvisadas en otros hospitales; áreas destinadas para 30 pacientes, están siendo ocupadas por más de 100 pacientes, que tienen que ser atendidos en sillas aún con el dolor propio de su patología, lo cual nos parece verdaderamente lamentable, inadmisible y reprochable", sentenciaron en su manifiesto.

Foto Agencia Enfoque