El partido entre el París-Saint Germain y el Istanbull Basaksehir entró a una obligada pausa desde el minuto 13 debido a un presunto acto de racismo del cuarto árbitro hacia Pierre Webó, exjugador profesional y ahora auxiliar técnico del equipo turco.

Los futbolistas de ambas escuadras se solidarizaron y abandonaron el terreno de juego luego de aproximadamente 10 minutos de discusión, pidiendo la expulsión del silbante, pues, de acuerdo con Webó, lo discriminó por su color de piel en los primeros minutos del primer tiempo, al decirle algo parecido a “echa al negro”, quien reclamaba debido a una falta a su equipo.

Neymar y Kylian Mbappé, de las grandes estrellas del PSG, presionaron al árbitro central para retirar a su colega señalado, pero al no haber tal disposición, determinaron abandonar el juego junto a sus rivales y finiquitar así el juego de Champions.

Foto: Captura de Pantalla de Twitter