La calificadora Standard & Poor's ratificó la calificación de México en “BBB” para la deuda soberana de México en moneda extranjera, dentro del rango de grado de inversión, y advirtió que la situación de Petróleos Mexicanos (Pemex) podría llevar a un “pasivo contingente más importante para la calidad crediticia del soberano”.

Además mantuvo la perspectiva negativa que indica la posibilidad de un recorte durante los siguientes 12 a 18 meses.

Una calificación similar es la que tienen países como Panamá, Uruguay, Indonesia, Hungría, Bulgaria, Andorra, Italia y Portugal.

La Secretaría de Hacienda comentó que esta acción de S&P “posiciona a nuestro país cómodamente en categoría de grado de inversión. Lo anterior beneficia tanto al sector público como al privado, ya que se mantiene el acceso al financiamiento en los mercados nacionales e internacionales en condiciones favorables”.

Como lo hizo la agencia Fitch en noviembre, S&P dijo confiar en que tras las elecciones intermedias de 2021, “puede haber una mayor iniciativa política para retomar el régimen fiscal de México, lo que podría reforzar la flexibilidad presupuestaria y ampliar la base tributaria no petrolera”, señaló el periódico El Economista.

Dificultades y deuda

En un comunicado, los analistas de S&P destacaron que “la prolongada debilidad del desempeño económico podría complicar la ejecución de las políticas llevando a niveles más altos los déficits y la deuda del gobierno general”.

Estimaron que la deuda se ubica en 50% del PIB, una proporción que contrasta con el 42% del PIB donde cerró el año pasado.

“Suponemos que el gobierno continuará conteniendo los déficits fiscales a través de medidas sobre el gasto y los ingresos, como lo ha hecho durante la pandemia y que mantendrá estable el nivel de deuda del soberano al inicio del próximo año”, consignaron.