Ante la entrada en vigor de las nuevas restricciones en horarios en restaurantescomercios y centros comerciales, el sector empresarial prevé un nuevo impacto económico negativo que afectará locales, trabajadores, proveedores y familias que dependen de la industria, mientras que el verdadero foco de infección que es el ambulantaje, en la ciudad de Puebla, sigue sin ser regulado ante la falta de coordinación entre autoridades estatales y municipales

Así lo manifestaron en entrevistas por separado la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Olga Méndez Juárez y el presidente de la la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismos (Canaco Servytur) en Puebla, Marco Antonio Prósperi Calderón. 

Coincidieron en que el comercio local se encuentra dispuesto a acatar las medidas anunciadas hoy por la coordinadora de Protección Civil del Estado, Ana Lucía Hill, para evitar la propagación de Covid-19 que de momento no implican regresar al confinamiento aunque sí representan afectaciones.

Olga Méndez Juárez, representante del gremio restaurantero, señaló que habrá una repercusión fuerte con la reducción del horario, sobre todo en este mes que esperaban tener un repunte y el hecho de que se reduzcan los horarios, afecta a la economía del sector.

“Siempre terminamos pagando justos por pecadores. Se venía diciendo dónde estaba el problema y las autoridades no quisieron tomar cartas en el asunto”, dijo respecto a los ambulantes.

Precisó que muchos de los decretos solamente aplican al comercio establecido y no al comercio informal, por lo que espera que el gobierno del estado ponga “mano dura” con el ambulantaje para que todos cumplan con dichas disposiciones y no sigan a la alza los contagios.

Por su parte Marco Antonio Prósperi Calderón pidió coordinación entre el gobierno del estado y el municipal para acabar con el comercio informal que está desbordado, no solo en Centro Histórico sino en mercados y juntas auxiliares.

“Dejemos el tema económico. Ahorita lo que nos preocupa es el tema de los contagios ya que pareciera que solamente los decretos aplican para algunos poblanos, como lo es el sector formal y es lamentable. Vamos a ver si el gobierno del estado puede ayudar al gobierno municipal para reubicar a los ambulantes y hacerles entender que no pueden estar en las calles”, comentó. 

Puntualizó que diciembre es el mes donde se tienen las mejores ventas de todo el año y reducir los horarios va en contra de las ventas, no ayuda a cumplir  compromisos como aguinaldos y rentas.  “Este es un mes que nos podría ayudar a recapitalizarnos un poco después de un año muy difícil y resulta que vamos a tener que entrar nuevamente a las restricciones. Es lamentable que los decretos sólo apliquen al comercio formal”.