Diálogo con el gobierno de Puebla el lunes y la “ley Agnes” a más tardar en febrero, son los primeros acuerdos entre diputados y feministas que tienen tomado el Congreso de Puebla.

Las mujeres rechazaron que se vote la despenalización del aborto hasta abril, así que los legisladores accedieron a negociar otra fecha.

Los tres acuerdos se concretaron este miércoles en una reunión virtual, nueve días después de que inició el plantón en la sede del poder Legislativo.

Por primera vez los coordinadores parlamentarios que integran la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo) escucharon las demandas de las feministas en la reunión que duró dos horas.

La videoconferencia estaba pactada originalmente para las 9 de la mañana, pero sin previo aviso se pasó para las 3 de la tarde por inasistencia del presidente de la Jugocopo, Gabriel Biestro Mediniila (de Morena), lo cual fue condenado por las activistas.

Ya en la reunión de la tarde se concretó la mesa de diálogo interinstitucional con el gobierno estatal y la Fiscalía General del Estado (FGE) para el lunes 7 de diciembre.

La demanda es que en la reunión se encuentren el gobernador Miguel Barbosa Huerta; la alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, y el rector de la BUAP, Alfonso Esparza Ortiz, pero aún no se confirma su asistencia, además de que los dos últimos están confrontados con el primero desde hace meses.

También se pide la presencia del rector de la Universidad Iberoamericana, Mario Ernesto Patrón Sánchez; los secretarios de Educación, Melitón Lozano Pérez, y de Igualdad Sustantiva, Mónica Díaz de Rivera, así como de los integrantes de la Jugocopo.

El objetivo de la mesa interinstitucional es evidenciar la crisis de violencia contra las mujeres en Puebla; revisar los alcances y resultados de la Alerta por Violencia de Genero, emitida en abril; exhibir el acoso en las universidades y escuelas, así como exigir la despenalización del aborto.

Las feministas sentenciaron este día que la toma del Congreso continuará hasta que las autoridades se comprometan por escrito a cumplir sus demandas, ya sea el lunes o en un encuentro posterior.

Aún no se determina la hora de la reunión del lunes, y tampoco si será privada o pública, virtual o presencial.

Habrá otro plan sobre aborto

Sobre la despenalización del aborto, la Jugocopo accedió a tener otra reunión con las mujeres el mismo 7 de diciembre para recibir su contrapropuesta de plan de trabajo.

Sin dar avances sobre las fechas que plantearían, las manifestantes adelantaron que buscarán que el tema se discuta "lo antes posible".

Esto luego de rechazar el programa de trabajo de la Junta de Gobierno, que pretendía votar las reformas sobre el aborto hasta el 7 de abril de 2021 en una sesión extraordinaria.

Esto con el argumento de que previamente se conformaría una comisión "inter legislativa"; se realizarían mesas de análisis entre autoridades, así como un parlamento abierto con los sectores a favor y en contra de despenalizar la interrupción del embarazo.

Las feministas aceptaron todas las etapas, pero buscarán reducir su duración y agilizar la discusión.

Ley Agnes antes de febrero

La reforma para reconocer la identidad sexogenérica, o “ley Agnes”, se acordó legislarla antes de febrero, pero sin precisarse una fecha.

Con esta legislación se reconocerían derechos civiles y se otorgaría certeza jurídica a las personas transexuales, transgénero, intersexual, queer y más.

En el Congreso local ya existen iniciativas para la "ley Agnes" (en memoria de la activista poblana Agnes Torres, asesinada en 2012), pero han sido ignoradas.

Condenan estigma y represión

Antes de la reunión con la Jugocopo este día, colectivas, organizaciones civiles, académicas, servidoras públicas, periodistas y estudiantes condenaron los intentos por desacreditar la protesta.

En redes sociales reprobaron los dichos del gobernador Miguel Barbosa Huerta, quien refirió que "solo 5 o 6" personas pretendían "presionar" al Congreso local, además de que afirmó que la lucha se ha politizado.

También se manifestaron contra medios de comunicación que han difundido datos personales de las mujeres del plantón con el argumento de que algunas laboran en el ayuntamiento de Puebla, que encabeza Rivera Vivanco.

Con las etiquetas "#EstamosEnTodasPartes" y "DenúnciameEsta", resaltaron que en todos los ámbitos hay mujeres feministas, por lo tanto exigieron no minimizar ni desacreditar el movimiento, puesto que hacerlo es un acto más de violencia de género.