Cerca de 200 integrantes de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de Octubre, se manifestaron en la plancha del zócalo de la ciudad de Puebla, para exigir castigo a los autores materiales e intelectuales del asesinato de Meztli Sarabia Reyna, ultimada el 29 de junio de 2017 por un comando armado que irrumpió en el Mercado Hidalgo

Raúl Ronquillo Hernández, integrante del Consejo General de Representantes de la UPVA, acusó que el caso se mantiene en total impunidad y aseveró que el Estado pretende negociar con el único asesino material preso, de nombre César Eduardo N, para que a cambio de los nombres, apodos, y ubicación de las demás personas que participaron en el crimen, él obtenga el beneficio de un juicio abreviado y así se reduzca la sentencia a la que podría hacerse acreedor, de 50 a 13 años de prisión. 

El declarante subrayó que la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE) no tiene la necesidad de pedirle esa información al detenido, ya que cuenta con todos esos datos desde el inicio de la investigación. 

El vocero de la organización de comerciantes ambulantes indicó que se trata de un acto de impunidad desde gobiernos pasados y que se ha mantenido en la actual administración. 

“La impunidad se mantiene desde gobiernos pasados y en el actual. A pesar de las múltiples promesas de Barbosa en el mercado Hidalgo, de que uno de sus puntos importantes al entrar como gobernador era hacernos justicia en el caso de Meztli, todo sigue igual.  Hay una situación de descontento, rabia, principalmente de los compañeros y familiares”, comentó Ronquillo, quien también indicó que el mitin era para exigir justicia para los perseguidos y presos políticos. 

A su vez, los asistentes se sumaron a la exigencia de justicia bajo consignas como ¡porque el color de la sangre jamás se olvida, los masacrados serán vengados!, además de mostrar cartulinas y lonas en las que se indicaba que Meztli no murió, sino que el Estado la asesinó.