Colectivas feministas tomaron este martes el Congreso de Puebla y pasarán la noche ahí con la advertencia de no irse hasta tener diálogo con el gobernador Miguel Barbosa Huerta y el fiscal Gilberto Higuera Bernal para poner un alto a la violencia de género.
También exigen que los legisladores despenalicen de inmediato el aborto, que actualmente se castiga hasta con un año de cárcel según el Código Penal del estado.
La toma del recinto comenzó con una decena de mujeres al filo de las 4 de la tarde, y a las 7:30 de la noche confirmaron que no se irán hasta que se cumplan sus demandas.
Por la tarde otro grupo tomó también las instalaciones de Radio BUAP, pero únicamente para dar difusión al pliego petitorio dirigido a las autoridades, ya que posteriormente la protesta se concentró afuera del poder Legislativo.
Su permanencia en el Congreso se anunció en una reunión con la diputada Estefanía Rodríguez Sandoval (de Morena), que fue la única de los 41 legisladores que las atendió personalmente.

También llegó la alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco y Liza Aceves López, secretaria General del ayuntamiento, pero se les negó el acceso.
Mientras la edil morenista exigía entrar para mostrar su apoyo, adentro las manifestantes sentenciaron que no les bastaban promesas y buenas intenciones de los diputados, sino el cumplimiento de sus demandas contenidas en el pliego petitorio.

Las demandas
Su principal exigencia fue establecer una mesa de trabajo permanente para visibilizar el grave problema de la violencia contra las mujeres en Puebla y que las autoridades se comprometan a combatirla en serio.
Demandaron que la mesa se instale de forma inmediata y participe el gobernador Miguel Barbosa Huerta o envíe a funcionarios de primer nivel del gobierno, además del titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Gilberto Higuera Bernal.
También quieren que se encuentre el presidente del Congreso local, Gabriel Biestro Medinilla; la alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, así como los rectores de la BUAP y la Universidad Iberoamericana, Alfonso Esparza Ortiz y Mario Ernesto Patrón Sánchez, respectivamente.

Exigen despenalizar aborto
Sobre la despenalización del aborto sentenciaron que es inadmisible que existan varias iniciativas "congeladas" por falta de voluntad política o intereses electorales.
Expusieron que es urgente garantizar el derecho de las mujeres a decidir sobre la maternidad, a fin de que no se criminalice ni corra peligro la vida de quienes deciden interrumpir el embarazo.
En su pliego petitorio exigieron también una reforma que permita a las mujeres elegir el orden de los apellidos de sus hijos, así como poner a debate público los alcances y resultados de la Alerta de Género declarada por el gobierno federal en 50 municipios de Puebla en abril de 2019.
De igual forma demandaron ampliar el presupuesto al combate de la violencia de género, investigar y castigar los casos de esterilización forzada de mujeres indígenas y proporcionarles atención médica y psicológica.

 

Alto a acoso en universidades
En lo que respecta a las universidades, exigieron que los rectores de las instituciones públicas y privadas se comprometan a poner un alto al acoso por parte de alumnos, docentes y personal administrativo.
A la Secretaría de Educación del estado también le solicitaron que implemente medidas para evitar estas conductas, así como protocolos de denuncia y sanción.

Exigen seguridad en la toma
Tras anunciar su permanencia en el Congreso del estado exigieron que se garantice la seguridad y el respeto a las mujeres que participan en la toma del recinto, así como de quienes se manifiestan afuera.
Solicitaron la asignación de un lugar donde dormir y Rodríguez Sandoval se comprometió a que se permita el ingreso de alimentos, medicinas y agua.
Antes de irse expresó su respaldo a la protesta y se comprometió a impulsar sus demandas, igual que la diputada priista Rocío García Olmedo, quien no se presentó y solo externó su apoyo en redes sociales.

Rezan contra el aborto
Horas antes de la protesta feminista miembros de organizaciones religiosas también se manifestaron afuera del poder Legislativo para exigir que no se despenalice el aborto.
Afuera del edificio rezaron por varios minutos y en la calle pintaron sobre el adoquín con letras azules "si hay aborto hay guerra", igual que los martes y jueves de las últimas cuatro semanas, días en que se realiza la sesión ordinaria del pleno de manera virtual.

 

Actualmente el edificio del Congreso es objeto de una restauración, por lo que diversas áreas se encuentran vacías.