Este sábado diferentes organizaciones de la sociedad civil firmaron un convenio de colaboración para que puedan facilitar el acceso a personas vulnerables y víctimas de violación a sus derechos humanos, ya sea por falta de justicia o acceso a los servicios básicos universales como la salud y la educación.

Al respecto de este convenio, José Mario de la Garza, presidente de la Fundación Renace, indicó que Puebla no es la excepción cuando se habla de violación a derechos humanos, ya sea porque las personas son víctimas de exclusión en hospitales, en la entrega de medicamentos, o en el acceso a la educación pública.

Mario de la Garza explicó que desde sus diferentes áreas de intervención se busca dar asesoría legal respecto a los derechos con los que cuentan las personas, a fin de que sus garantías no sean violentadas, esto incluso en los trámites donde se busca darles acceso a la justicia a casos que se encuentran sin sentencia en contra de los responsables. 

"Nos hemos dado cuenta, los asistentes de la mesa, de cómo se ha normalizado la violación de derechos humanos en todo México y Puebla no es la excepción. Se vive una situación en la falta de suministro de alimentos, suministro de agua, de medicamentos y acceso a las escuelas y hospitales y se trata replicar las experiencias que hemos tenido en otros estado aquí en Puebla y queremos cambiar esta situación a base de sentencias, juicios y que el poder público respete los derechos humanos", dijo de la Garza.

La colaboración entre las diferentes organizaciones buscará llevar estos apoyos a sectores vulnerables como mujeresmenores de edad, indígenas, pues generalmente son estos sectores dentro de la sociedad los que suelen ser objeto de más atropellos en materia de derechos humanos.

El convenio en cuestión fue firmado este día por Edurne Ochoa, presidenta de la Fundación 33 Mujeres; Ricardo Gali, abogado de Consultoría Jurídica Gali- Chumacero; así como Norma Pimentel; Fundación Renace; y el Consejo Estudiantil del Estado.