Uncut Gems presenta la historia de Howard Ratner, un joyero  del  distrito  judío  de  Nueva  York  que  es  un Ludópata,  es  decir:  una  persona  adicta  al  juego  y  las apuestas.  

La  película   nos   lleva   por   una   senda   de autodestrucción  y  una  exposición  de  los  resultados  del comportamiento desmedido de Howard por los demás y por  sí  mismo,  haciéndonos  comprender  que  es  un hombre  dedicado  al  hedonismo  que  cree  que  lo  llena siendo  solo  una  excusa  para  el  vacío  existencial  que tiene  pues  su  familia  ya  sea  atreves  de  la  mostrada desaprobación de su padre o la de su esposa que sabe que tiene una amante decidiendo aguantar hasta verano para que la transición no sea tan brusca.

La trama gira alrededor de un Ópalo de Etiopía, en la secuencia de inicio el ópalo obtiene una dimensión de explotación, pésimas condiciones de trabajo e injusticia siendo Howard que la compra  por  una  fracción  del  precio  real  que  debería  tener  una  pieza  así  está  ya tiene un aura de “karma malo” alrededor de ella que nos sirve de preludia conté tu alisando de qué irá toda la película.

 

 

Howard tiene deudas que podrían ser sencillas de pagar por una persona del perfil de trabajo y vida que puede pagar, sin embargo nada  le  llena  lo  suficiente,  incluso  su  trabajo  del  cual  es  el  jefe  no  parece  ser suficiente para sus aspiración representando la necesidad del hombre por darle un sentido o una misión clara en la vida así que decide sumergirse una avalancha de malas  decisiones  sobre  las  que  pueda  tener  al  menos  un  objetivo  claro  de  qué camino  seguir  aunque  sea  por  cinco  minutos  o  para  conseguir  lo  que  él  quiere.

Volviendo al Ópalo en la escena en la que Howard recibe al basquetbolista Kevin Garnett menciona: “Que en los ópalos ves el universo entero”. Entonces una vez más el Ópalo vuelve a tener un significado, en este caso es para Kevin un amuleto de la suerte, algo que Howard no conoce en toda la película salvo al final cuando decide jugarse todas sus cartas en las que apuesta el dinero que ganó de la venta del Ópalo para sacar aún más ganancias de él, una vez más es momento de tentar a la suerte.

Howard gana y sus ganancias se ven multiplicadas por casi 10 veces. Para este momento Howard está en el pico de su felicidad y entonces de parte de una de las personas que ha molestado y vuelto totalmente en su contra recibe una bala en la cara, lo que llamaremos la "llamada de atención". Esta le dio el escape de la necesidad desconocida.  

Por  lo  que  sabemos,  el  interior  del espacio  es  algo  mucho  más  hermoso.  Del  mismo  modo  que  Kevin Garnett  vio  la inmensidad en el interior del ópalo negro.