Tras la parte más grave de la pandemia del Covid-19, la pobreza laboral en Puebla registró el quinto incremento más alto a nivel nacional, ya que los salarios son tan bajos que no son suficientes para cubrir el costo de los alimentos que componen la canasta básica, situación en la que se encuentra el 54 por ciento de la población.

Así se advierte en el reporte del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) sobre el Índice de la tendencia laboral de la pobreza y la pobreza laboral hasta el tercer trimestre del 2020.

Según las cifras del organismo, entre julio y septiembre, que fueron los meses posteriores a la parte más grave de la pandemia, creció 12.4 por ciento en Puebla la población con un ingreso laboral inferior al costo de la canasta alimentaria.

Entre julio y septiembre del 2019 la población en esta condición de pobreza en la entidad poblana era del 41.6 por ciento, sin embargo en el mismo periodo de este año aumentó hasta un 54 por ciento.

Esta variación porcentual del 12.4 por ciento fue la quinta más alta a nivel nacional por debajo de Quintana Roo (22.4); Baja California Sur (13.7); Sonora (13.1); y Ciudad de México (12.8), todas ellas por arriba del promedio nacional que fue del 6 por ciento.

Cae el ingreso real per cápita

Según el Coneval, en el tercer trimestre del 2019 el ingreso laboral real promedio fue de 1 mil 794.87 pesos para Puebla, mismo que disminuyó un 13.9 por ciento, colocando a la entidad como la octava a nivel nacional con mayor variación anual.

En este rubro del poder adquisitivo, Quintana Roo tuvo la mayor variación anual con un 27.4 por ciento; mientras que Baja California Sur reportó un 2.1 por ciento; Sonora un 19.3 por ciento; y Ciudad de México un 18.8 por ciento.

A nivel nacional el ingreso laboral real cayó un 6.7 por ciento y destaca que Nayarit fue la única entidad que logró reportar un incremento del 20.2 por ciento en el poder adquisitivo de las personas ocupadas.