En la región de Tehuacán acusaron al Secretario de Movilidad y Transporte, Guillermo Aréchiga Santamaría, así como al delegado de la misma área, Jorge Balderas Hernández, por el mal estado en el que se encuentran las colectivas, además de que circulan sin placas y sin medidas ante el Covid-19.

Antonio Hernández, usuario frecuente del transporte en la región aseguró que las condiciones en las que se encuentran las unidades dejan mucho que desear en esta temporada en la que la higiene es primordial para evitar la propagación del virus:

“Las colectivas siempre vienen sucias, los conductores manejan mal y se pelean con otras unidades por el pasaje, pero las autoridades nada más se quedan mirando, hacen sus operativos, detienen a una unidad y cuando vemos, ya está circulando de nuevo”.

Aseguró que a los usuarios les afecta económicamente la inestabilidad en el transporte público, pues al no ser un servicio regulado, cada dueño de las unidades establece sus propios precios y hay veces en que las tarifas cambian de un momento a otro.

“Eso hace que la competencia no sea pareja, cada quien hace lo quiere, pero a nosotros nos afecta porque a veces por querer pagar el mejor precio nos tocan colectivas llenas o si las otras unidades de la competencia van vacías, se empiezan a pelear”.

Esta problemática de la región de Tehuacán, afecta de manera más directa a los municipios de Ajalpan y Tehuacán pues es ahí donde hacen base la mayor parte de las colectivas.

Dan libre circulación a transporte pirata en Tehuacán

A través de su testimonio un chofer del transporte que pidió reservar sus datos por temor a perder su empleo explicó que las mismas autoridades de Movilidad participan en la inestabilidad de la que es objeto el transporte público.

“Jorge Balderas manda a su hermano Ricardo Balderas o a un tal Armin Martínez que ni siquiera es miembro del gobierno a hacer revisiones. Ahí nos piden nuestros papeles que, obviamente, no tenemos. Yo, por ejemplo, sí cuento con mi licencia de chofer pero hay compañeros que no. De ahí se agarran para pedir más cuotas que van de los 500 a los 6mil pesos dependiendo de la ruta”.

Expuso que cuando acuden con el delegado de Movilidad a presentar una queja se encuentran con la sorpresa de que el funcionario es hermano de quien los extorsiona:

“Por eso exigimos al Secretario de Movilidad, Guillermo Aréchiga que haga algo al respecto, necesitamos el trabajo y no podemos dejarlo así como así, pero también queremos tener una regulación, con las cuotas que nos piden los dueños de las colectivas es más que suficiente como para que nos estén atorando con cuotas ilegales”, finalizó.