Juan Martín López Calva, académico de Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (Upaep), indicó que el programa Aprende en Casa fue improvisado y un intento fallido. 

“Hoy se educa para olvidar, estamos ante una avalancha de información que muchos llaman la otra pandemia, la infodemia, la epidemia del exceso de información que hace que los niños, los adolescentes, no sepan”, reprochó. 

Así lo apuntó dentro de su conferencia titulada “El  diagnóstico de la educación en la pandemia”, en el marco de la V Cumbre Iberoamericana de la Familia, donde abordó el programa Aprende en Casa, que fue implementado por las autoridades federales debido a la crisis sanitaria. 

“Es un intento fallido de trasladar la escuela a la casa. En realidad están pretendiendo no que continúe el aprendizaje sino mandar el mensaje de que la escuela como tal sigue funcionando, a través de los canales de televisión, como transmisores de los contenidos, así como los libros de texto”, consideró. 

Puntualizó que el docente se ha visto desplazado y su única función solamente es mostrar evidencias de que está participando dando clases o repartiendo los libros de texto en algunas escuelas públicas, pero no se ha dado la importancia que merece el docente como “mediador pedagógico” en esta época de pandemia.

Explicó que hay una sobrecarga de responsabilidad de la educación en los padres y madres de familia que no son profesionales de la educación y no están capacitados para impartir los contenidos del currículo que marcan los diferentes niveles educativos.

López Calva indicó que los conocimientos que antes tenían valor ahora se ha vuelto una  mercancía desechable: “nosotros mandamos a la escuela a nuestros hijos a nuestras hijas para que les enseñarán cosas que decíamos les van a durar toda la vida. Sin embargo hoy el conocimiento es de uso instantáneo, es un conocimiento que como todas las mercancías también se ha vuelto desechable”.