El jugador de rugby, Tomás Selgas, vivió un auténtico hecho insólito luego de recibir un balazo en la cabeza sin resultar tan afectado, pues además de que sobrevivió sin complicaciones, la detonación sólo le dejó una leve marca.

De acuerdo con el portal Mediotiempo, Selgas se enfrentó a un par de ladrones que trataron de ingresar a su departamento para robar. Al tratar de defender tanto su hogar como a su familia, uno de los hampones detonó su arma de fuego.

El jugador de los Tilos, equipo de rugby en Argentina, se percató de que los ladrones buscaban ingresar por el balcón y decidió enfrentarlos. Mientras forcejeaba con uno, otro tipo le dio un balazo en la cabeza, pero la bala rebotó en el hueso parietal y quedó alojada en la ceja.

"Entraron dos locos por el balcón, le pegué a uno, lo quise taclear para tirarlo y el otro que estaba trepando sacó un arma y me tiró una bala que me quedó en la ceja", dijo el rugbier.

Ya con la bala sumida en su rostro, el deportista se dirigió a una clínica en La Plata, donde la extrajeron y le hicieron estudios para descartar algún problema. En el nosocomio sólo confirmaron una fisura en la parte derecha del cráneo, aunque ya se encuentra en casa descansando.

"Quería agradecer a todas las personas que se preocuparon y me mandaron un mensaje. Tanto yo como mi familia estamos bien. Les mando mucho amor a todos. Gracias a Dios tengo una cantidad y calidad de gente en mi vida que lo es todo. Simplemente no me tocó. Los abrazo fuerte", fue el mensaje que escribió Selgas en sus redes sociales.

Foto: Twitter / @rodrigojorgeok