El cadáver decapitadoembolsado y amarrado con un narcomensaje que fue abandonado durante la madrugada frente al Cereso de San Miguel en la ciudad de Puebla, tuvo como intención enviar una advertencia a Juan Fernando Rodríguez López, alias el  “español" y uno de los internos con más poder en este penal.

Tras darse a conocer la noticia sobre el hallazgo de este cuerpo, fuentes policiales detallaron que el cadáver abandonado además fue mutilado y decapitado, pues tras cortar extremidades solamente habrían abandonado el torso y en una bolsa aparte, la cabeza.

Precisamente en el torso, el cual estaba envuelto en bolsas de plástico y cobijas, los responsables dejaron amarrado con mecates un mensaje en un cartón donde se podía leer una amenaza para el “español", preso en el Cereso de San Miguel,  acusado de homicidio.

Inicialmente se dijo que la amenaza también iba dirigida para el mando Mario Gallegos, alias  el "Maya", aunque esto finalmente fue descartado y se precisó que la misiva estaba firmada con las siglas "CDC".

El “español" es uno de los internos del penal de San Miguel que tienen más poder económico pues se hace cargo de la lavandería, cobros en estancia de ingresos y visita íntima, además de una parte de los teléfonos celulares.

Se sabe que el cuerpo hallado corresponde al de un varón, sin precisar más detalles hasta el momento, por lo que se espera que sea el médico legista y el agente del Ministerio Público quienes tengan más información en cuanto se practique la necropsia de rigor.

El cadáver fue localizado la madrugada de este viernes en las inmediaciones del Camino al Batán, a la altura del Centro de Identificación Vehicular que está a las afueras del Cereso de Puebla, donde los automovilistas se percataron del bulto con rastros de sangre.