Vecinos de la junta auxiliar de San Rafael Tlanalapan retuvieron y golpearon a Edgar Solís Ojeda, Delegado de la Secretaría de Gobernación (Segob) en el municipio de San Martín Texmelucan, quien fue sorprendido cuando intentaba abrir un vehículo que no era el suyo y por lo cual  fue acusado de intento de robo.

El 25 de octubre a las 20:16 horas, a la Secretaría de Seguridad Pública del municipio entró una llamada de auxilio en la que se alertaba sobre el intento de robo de un vehículo en la calle Mucio Martínez entre la privada del mismo nombre y la calle La Cruz, donde alrededor de 15 personas ya habían retenido y golpeado al presunto delincuente. 

Ante los hechos, uniformados municipales a bordo de las patrullas 15179 y 15180, al igual que un grupo de motopatrullas arribaron al sitio, donde después de entablar un diálogo con los inconformes, lograron que les entregaran al acusado de 44 años de edad, quien dijo llamarse Edgar Solís Ojeda, el cual fue trasladado a las instalaciones de la Secretaria de Seguridad Publica. 

Ya en las instalaciones policiales de San Martín Texmelucan el asegurado recibió la atención de los paramédicos del Sistema de Urgencias Médicas (SUMA), quienes lo valoraron a bordo de la ambulancia 195 sin requerir de traslado a un hospital. 

En tanto, los dueños de la unidad que presuntamente iba a ser robada, acudirían a presentar la denuncia correspondiente por el intento de robo. 

Funcionario estaba borracho y ya no trabaja en el gobierno: Barbosa 

Luego del escándalo en el que se vio involucrado el funcionario del gobierno estatal asignado al municipio de San Martín Texmelucan, el gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta señaló en su videoconferencia de prensa que Edgar Solís Ojeda se encontraba en estado de ebriedad y que todo fue una confusión ya que se equivocó de auto e intentó abrir uno que no era el suyo. 

“Se emborrachó y cuando salió ya no sabía dónde estaba su coche, quería meter las llaves en el coche que no era suyo. Como no le abría la llave, quería romper el vidrio pensando que era el suyo. Que llega la gente y que le da sus trancazos, sus cachetadones. Ya después de eso identificaron que era funcionario de Gobernación y sí, ahí estaba su coche a un lado, había sido una confusión lamentable”, explicó Barbosa Huerta, quien señaló que el funcionario ya no trabaja en el Gobierno ya que gente así, no la quieren ahí.