El campeonato de la Major League Baseball (Grandes Ligas) luce cerca y a la vez lejos para Los Angeles Dodgers, novena que el pasado domingo se impuso 4-2 a los Tampa Bay Rays en el Juego 5 de la Serie Mundial, con lo que se coloca 3-2 en la eliminatoria, a un triunfo de coronarse.

Fue la hora cero para Clayton Kershaw, lanzador estrella de los Dodgers, quien ha sido cuestionado en su trayectoria por no conseguir los éxitos en el Clásico de Otoño. La situación fue diferente luego de que se apuntara su segundo triunfo con cinco entradas y dos tercios de labor, en las que espació cinco hits y permitió dos carreras, con seis ponches.

El zurdo contó con el respaldo de su ofensiva, que desde el primer capítulo consiguió dos carreras; primero cuando Corey Seager mandó a la registradora a Mookie Betts, para que después Cody Bellinger enviara a home al propio Seager con sencillo.

En el segundo rollo, Joc Pederson cazó una bola y la mandó del otro lado de la barda con cuadrangular solitario que puso la tercera raya en el score ante los lanzamientos de Tyler Glasnow, quien a la postre cargó con la derrota cuando en la quinta entrada fue Max Muncy quien le pegó jonrón. El abridor de los Rays trabajó cinco innings con seis imparables y cuatro carreras admitidas, además de lograr abanicar a siete enemigos.

Tampa Bay le inyectó emoción al compromiso en el tercero, cuando Yandy Díaz pegó triple que aprovechó Kevin Kiermaier para romper el cero de los Rays; el propio Díaz puso la segunda en la pizarra con hit de Randy Arozarena.

 

Bullpen no falló

Dave Roberts confió en sus relevistas y Dustin May, Víctor González y Blake Treinen, quien se apuntó el salvamento, no permitieron daño a los peligrosos bates de los Rays, asegurando el triunfo para los Dodgers. Ahora Los Angeles podría coronarse en el Juego 6, a celebrarse el próximo martes.

Foto: Twitter / @MLB