El presidente del grupo Samsung Electronics, el conglomerado empresarial más grande de Corea del Sur, Lee Kun-hee, murió  a los 78 años de edad.

Considerado el hombre más rico del país, Lee Kun-hee llevaba ingresado en un hospital de Seúl desde 2014 a causa de infarto que lo dejó incapacitado.

La compañía ha explicado en un comunicado que su presidente ha fallecido “acompañado por su familia, incluyendo al vicepresidente (del grupo) Jay Y.Lee”, conocido como Lee Jae-yong y que, como heredero del imperio que dirigía su padre, ha estado al frente del conglomerado desde que su progenitor quedó postrado en una cama hace más de seis años, según una información del diario La Vanguardia.

Lee Kun-hee, tercer hijo del fundador de Samsung, Lee Byung-chul, tenía la  mayor fortuna de Corea del Sur con un neto calculado en más de 20.000 millones de dólares (unos 16.860 millones euros), según Forbes, y fue el hombre que convirtió al conglomerado en un ente multinacional con el gigante tecnológico Samsung Electronics al frente.

“El presidente Lee fue un verdadero visionario que transformó a Samsung al convertir a una empresa local en líder mundial en innovación y poder industrial”, elogió la empresa en el comunicado, y agregó: “Su legado será eterno”.

“El presidente Lee fue un verdadero visionario que transformó a Samsung al convertir a una empresa local en líder mundial en innovación y poder industrial”, elogió la empresa en el comunicado, y agregó: “Su legado será eterno”.