Los productores de flor de muerto en el estado de Puebla atraviesan por una crisis económica a consecuencia de la contingencia por el Covid-19, que provocó la suspensión de actividades masivas al aire libre, la cancelación de fiestas patronales y el cierre de panteones.

Los municipios del estado que se verán más afectados por esta situación serán Tehuacán, Atlixco, San Pedro Cholula, San Andrés Cholula, Huaquechula y Huauchinango, entre otros, por lo que en conjunto los campesinos piden a las autoridades reconsiderar la decisión del cierre de los panteones.

Las juntas auxiliares de Tehuacán, San Diego Chalma, San Pablo Tepetzingo y Santa Cruz Acapa redujeron su superficie de cultivo de flor de cempasúchil y moco de pavo, hasta en 10 por ciento pues desde un inicio pronosticaron una reducción considerable en las ventas.

Entre las consecuencias de la reducción de ventas se encuentran la pérdida de empleos y de ganancias, pues en otros años los productores llevaban la flor de cempasúchil y la flor de terciopelo a por lo menos 18 estados de la república, entre los que se encuentran Oaxaca, Tlaxcala, Hidalgo, Veracruz, Tabasco, Guerrero, Guanajuato y Michoacán.

La productora de flor de temporada de Tenango de las Flores, Isabel Díaz Castilla, inició este viernes la venta de flor de cempasúchil, pero aseguró que esta temporada ha sido diferente a las anteriores debido a que los productores y comercializadores de la tradicional flor han visto reducidas sus ventas debido a la pandemia que azota al país.

Yéssica Luna Nepomuceno, productora de flor de cempasúchil, de la misma comunidad, comentó que la producción inicia desde el mes de junio para que en el mes de septiembre y octubre se pueda comercializar, pero la pandemia los obligó a sembrar menos flores para no arriesgar su capital.

Luna Nepomuceno señaló que de las 4 mil piezas que llevaban al mercado el año pasado, tuvieron que ajustarse para comercializar solo 2 mil en esta temporada.

"Antes cultivaba hasta cuatro variedades de flor, pero este año no quise arriesgar y sólo me dediqué a producir dos tipos de flores, por lo que me alegro, ya que antes mis clientes pedían 100 o 200 plantas, pero este año difícilmente llevan más de 10”, explicó.

Por otra parte, Cecilia Durán Vázquez, quien se dedica a la compra y venta de la flor de cempasúchil, dice que este año fue extremadamente precavida; mientras el año pasado invirtió en 9 mil plantas, este año decidió adquirir solamente 500.

Comentó que la venta se adelantó varios días este año, debido a los rumores de que las autoridades podrían cerrar los espacios públicos y los panteones, por lo que la gente decidió adelantar sus compras.

“Yo vendo la maceta de flor de cempasúchil entre 14 y  16 pesos y espero que en los próximos días las ventas mejoren para poder así recuperar mi inversión y tener algo de ganancia”.

Por otra parte los productores de flor en Atlixco y Huaquechula comentaron que  2019 fue uno de los mejores años en ventas de que tengan registro, pues llegaron compradores provenientes de más de 16 estados del país que se llevaron 600 mil maletas de flor, dejando una derrama económica de 115 millones de pesos, pero este 2020 desconocen cuál será el alcance económico de su producción.

El panorama indica que este año los campesinos verán mermadas sus ganancias, pero esperan colocar su producción en aquellos estados en los que se permita la apertura de los panteones.