Una negligencia médica provocó que médicos del hospital del IMSS en La Margarita dieran por muerto a un recién nacido y lo enviarán al mortuorio del nosocomio, donde estuvo por más de 6 horas hasta que su papá se percató de que estaba llorando.

Además de que el Instituto Mexicano del Seguro Social adelantó que se abrirá una investigación por este hecho, el gobernador Miguel Barbosa Huerta indicó durante su rueda de prensa de este jueves que hará un llamado al director general, Zoé Robledo, para que tome cartas en el asunto y el caso no quede impune.

A través de redes sociales, ayer por la noche comenzó a difundirse un video el cual daba a conocer sobre el estado de un bebé recién nacido el cual se encontraba en el área mortuoria del hospital del IMSS en La Margarita, ubicado al oriente de la ciudad de Puebla.

En las imágenes grabadas presuntamente por el papá del menor, se ve que el bebé se mueve y emite sonidos pues minutos antes lo habían escuchado llorar y fue por ese motivo que pidieron el apoyo del personal del hospital ya que 6 horas antes lo habían dado por muerto.
 


A través de un comunicado el Instituto Mexicano del Seguro Social confirmó la negligencia al señalar que por la madrugada del 21 de octubre se registró un nacimiento de un bebé prematuro de apenas 23 semanas de gestación, al cual se le practicaron los protocolos comunes en casos de prematuro extremo.

Sin embargo al ser diagnosticado por los médicos se acreditó que no tenía signos vitales por lo cual se trasladó al área mortuoria del Hospital General Zona 20, como oficialmente se llama a este nosocomio.

Fue por la tarde cuando la familia y el personal de una funeraria que iba a recoger el cuerpo, se percataron de que estaba vivo por lo cual fue trasladado nuevamente al área de cuidados intensivos neonatales del hospital para darle atención, sin embargo sus expectativas se reportan como reservadas.

Tras hacerse de conocimiento esta situación el gobernador Miguel Barbosa Huerta señaló durante su rueda de prensa matutina que se buscará que el caso no quede impune por lo que sostendrá diálogo con el director general del IMSS, Zoé Robledo, para que tome cartas en el asunto.

Agregó que a pesar de que este hecho no se dio en un hospital del servicio de salud del estado, esta dependencia para los escritos necesarios para solicitar que se haga una investigación y el caso no quede impune, además invito aquellos médicos que se encuentran cansados y en condiciones no aptas para este tipo de hechos a que "soliciten vacaciones" a fin de no generar más situaciones así.