La empresa eléctrica española Iberdrola descartó iniciar nuevos proyectos en México por las políticas que ha adoptado el gobierno federal para el sector energético.

 “No vamos a iniciar nada, salvo que el Gobierno decida que él quiere aclarar este tipo de políticas”, expresó Ignacio Sánchez Galán,  presidente de la empresa.

“Entonces, si el Gobierno dice que no quiere que inviertan inversores extranjeros, no lo haremos, o que si el Gobierno quiere lo contrario, entonces, bueno, pues estableceremos un marco razonable, tal como lo hemos hecho hasta ahora y seguiremos adelante con ello”, dijo durante la presentación de resultados de la empresa, según una nota del diario Reforma.

Desde mayo, el Gobierno federal ha impulsado varios cambios para reducir la participación de la iniciativa privada en el sector eléctrico, como el acuerdo del Cenace, que limita la generación de energías renovables y prohíbe la emisión en pruebas de las centrales limpias, una circunstancia contra la que Iberdrola solicitó medidas cautelares y que en junio fue suspendida y ahora está pendiente de decisión judicial.

Iberdrola tiene en México 24 centrales en operación y dos en construcción. Opera en Baja California, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Durango, Sinaloa, Coahuila, Querétaro, Oaxaca y Puebla.

En 20 años de operación ha invertido 10 mil millones de dólares en el País. Las Secretarías de Hacienda, Energía y Economía fueron consultadas sobre esta decisión, pero no emitieron comentario.