Luego de que elementos de seguridad detuvieron al sobrino de Carlos Zaferino González, regidor de Gobernación de San Francisco Altepexi, por conducir en estado de ebriedad y en una motocicleta con reporte de robo, tres policías municipales fueron despedidos

A las 19:30 horas del martes pasado, los uniformados, a través de un recorrido normal detectaron a una persona que conducía su unidad a exceso de velocidad, ante tal situación decidieron seguirlo, pidiéndole que se detuviera, pero, al realizar el protocolo de revisión el sujeto comentó a los efectivos:

 

"No saben con quien se meten", argumentando que tenía un familiar trabajando en el ayuntamiento; los elementos siguieron realizando su trabajo y al revisar el número de serie de la motocicleta en Plataforma México, se percataron que tenía reporte de robo.

 

En ese momento el joven empezó a correr, logrando entrar al domicilio de uno de sus familiares, dejando la unidad abandonada.

La Policía Municipal aseguró la motocicleta, remitiéndola ante la autoridad competente, posteriormente, recibieron una llamada telefónica por parte del regidor de Gobernación de Altepexi, quien les exigió de manera inmediata que se presentaran en la comandancia.

“En el lugar ya estaba Zeferino González, quien comenzó a cuestionarnos sobre el hecho en donde se vio involucrado su sobrino, pero nosotros explicamos las condiciones ilegales que presentaban, tanto el conductor como la unidad”.

 

Pero, de manera inmediata el regidor solicitó al coordinador de Seguridad Pública, Eleuterio Robles Gabriel, el despido de los uniformados.

En declaración para e-consulta, los policías afectados mencionaron que lo que más enojó al regidor fue que en el hecho también arribaron los elementos de la Policía Estatal, quienes se llevaron la unidad.

Los policías afectados solicitaron a la  Fiscalía General del Estado (FGE) que tome cartas en el asunto e investigue quién se queda con toda la droga que se decomisa, así como en donde están las motocicletas con reporte de robo que se recuperan, pero que nunca se ponen a disposición de las autoridades competentes.