La Web se ha inundado de los llamados “pulpos reversibles”, los cuales son peluches de colores que se pueden cambiar de color y cara.

Por un lado el peluche es de un color con una expresión, pero cuando se voltean cambian de color y semblante: De enojado a triste y viceversa.

Hay pulpos reversibles de distintos colores y van variando de precio, en Amazon se pueden encontrar desde 139 pesos (con cupones), más los gastos de envío. Además aparecen como productos de los más vendidos.

Fueron creados como medio de comunicación para niños con trastornos como autismoTDAH y Asperger. Según esta teoría, los pulpos les ayudan a mostrar sus emociones de forma terapéutica y expresar cuándo están felices o enojados. Los colores, dicen, también significan algún estado de ánimo.

La página de Facebook Neurosis Colectiva, proveedora de terapias psicológicas online, lo describe así: “resulta muy útil debido a que no solamente es una herramienta con la que puede proyectar dos emociones básicas, o estados emocionales tales como: satisfacción o insatisfacción, buen humor o mal humor, disposición o indisposición; sino es también un juguete agradable de acompañamiento”.

Incluso ya hay videos donde enseñan a hacer uno de estos peculiares peluches, para aquellos que les gusta realizar manualidades.

Los usuarios en las redes sociales los han vuelto tendencia y ahora también están siendo promocionados para que las parejas y los amigos los utilicen para mostrar su estado de ánimo.

Como era de esperarse, estos productos ya tienen memes: