El posible cierre de panteones en el país pone en riesgo la derrama económica que genera la venta de flor de muerto de la región de Atlixco, pues pese a que los productores decidieron reducir en promedio un 25 por ciento el número de hectáreas a sembrar, se formarán al menos medio millón de maletas para la venta a partir de este 25 de octubre.

Lorenzo Días Ortega, coordinador de la plazuela Santa Rita y de los productores de la región, señaló que de no llegar al menos a 14 estados de la República a vender en esta temporada estarán en riesgo 40 mil empleos directos, que son los peones que contratan los productores para cosechar las más de 350 hectáreas que se sembraron este 2020.  

El 2019 fue uno de los mejores años en ventas del que se tiene registro, pues se tuvo la llegada de compradores provenientes de más de 16 estados del país que se llevaron 600 mil maletas, dejando una derrama económica de 115 millones de pesos, este 2020 se espera llegar a los 100 millones, pero eso depende mucho de que se abran los panteones en todo el país, principalmente en la zona norte.

“Por eso hemos enviado al Gobierno Federal una solicitud para que se autorice que los cementerios reciban a la gente, pues de lo contrario nos quedaremos con la flor, lo firmaron 27 comisarios ejidales u comités de vigilancia”, comentó Díaz Ortega.  

“Hubo quien nos dijo que para que íbamos hasta allá, si a quien debemos de pedirle eso es a nuestros gobiernos, al del Estado y al municipal, pero con todo respeto no es suficiente, una hectárea tan solo abastece a Atlixco, ¿Qué hacemos con las otras 349?, por eso pedimos que sea nacional la apertura”, apuntó.

Cabe recordar que Atlixco es el primer lugar nacional en la producción de flor de temporada de Todos Santos, terciopelo y cempasúchil, a las que se suman otras como: gladiola, nube, crisantemo, ave de paraíso y hasta rosas, que los deudos buscan en esta época para enflorar las tumbas de sus seres fallecidos.

De tal forma que el 25 por ciento de la producción se queda en la entidad poblana y el resto se distribuye en estados como: Guerrero, Michoacán, Durango, Oaxaca, Hidalgo, Morelos, Veracruz, Tlaxcala, Sinaloa, entre muchos más.

“En mayo las ventas bajaron con la venta de la rosa. El día de San Miguel hubo un repunte y ahora esperamos que, si tomamos el riesgo de sembrar, aunque sea un cachito de nuestras hectáreas haya valido la pena, porque hubo mucha incertidumbre, los productores no sabíamos si arriesgarnos o no y lo hicimos”.

“Hemos recorrido todos los campos y todos están pintados de amarillo y terciopelo, así que, pues ahora depende del gobierno que podamos vender, porque de esta temporada depende el bienestar de aquí a diciembre de todas las familias que nos dedicamos al campo y de nuestros peones”, finalizó el coordinador.