Aunque breve, la carrera de Julio Urías ya podría considerarse como exitosa por las instancias a las que ha llegado pese a los obstáculos que se le presentaron dentro y fuera de los diamantes.

Desde su nacimiento, Julio tuvo que batallar con un tumor en el ojo izquierdo que le trajo varias operaciones en hospitales de Guadalajara y Obregón, donde tuvo que ser internado durante días. Ante ello, sus padres se vieron forzados a buscar ayuda para solventar el pago de los hoteles, buscando favores incluso para hospedarse en casa de sus tíos.

Carlos e Isabel, padres de Urías, buscaban que su hijo lograra hacer una vida normal en Culiacán, Sinaloa, aunque jamás les pasó por la cabeza que pudiera tener semejante talento para el béisbol. La esperanza llegó en voz del Doctor Daniel Carlón, quien les pronosticó que Julio no tendría problemas para llevar una vida normal y que incluso podría practicar cualquier deporte sin algún contratiempo.

A la edad de cinco años, Julio empezó a practicar el béisbol debido a la influencia de su abuelo y su padre; no fue sino a los 13 cuando se percataron de las grandes virtudes que poseía para el denominado “Rey de los Deportes”. Fue así como algunos ojeadores siguieron de cerca al sinaloense, aunque había dudas en cuanto a su rendimiento debido al tumor en su ojo izquierdo. Evidentemente, Urías demostró que esta situación no sería impedimento para cumplir su sueño de jugar en la MLB.

 

Fama e infortunios prematuros

Su primer contrato vino recién a los 15 años, cuando Los Diablos Rojos del México lo firmaron; la gran oportunidad llegó recién un año después luego de que Dodgers de Los Angeles decidieran comprar su contrato para hacerlo debutar en el 2016 en la Gran Carpa.

Pero Urías tendría que superar otros obstáculos que se le presentaron desde su llegada a los Estados Unidos. En el 2017 fue operado del hombro izquierdo, lo que le permitió lanzar sólo 23 entradas. Para 2019 se vio involucrado en un problema legalfue suspendido 20 juegos por las Grandes Ligas debido a incurrir en políticas de violencia doméstica.

Otro de los inconvenientes que le han pesado debido a la presión e incomodidad que representa fue que se le solía comparar con Fernando Valenzuela, una verdadera leyenda de nuestro béisbol. A Urías se le asemeja con Fernando debido a ser pitcher zurdo, debutar muy joven y ser mexicano. Desde un inicio, Julio ha pedido que no se le compare con el famoso 'Toro' de Etchohuaquila, Sonora, ya que él está decidido a formar su propio legado.

 

Por la gloria

El pasado domingo Luis Urías logró hacer historia luego de conseguir su cuarto triunfo en la post-temporada y el sexto dentro de su carrera, lo que lo convierte en el pitcher mexicano con más cantidad de victorias en plays offs al superar el récord de Valenzuela, que era de 5.

La siguiente meta de Julio es abrir y obtener su primer triunfo en una Serie Mundial.

Cabe decir que sólo tres lanzadores aztecas han tenido una apertura en un Clásico de Otoño: Valenzuela en 1981 con Dodgers, Jaime García en el 2011 con San Luis y José Urquidy el año pasado con Houston. De ellos, sólo Valenzuela y Urquidy se llevaron la victoria.

Foto: Twitter / @MLB_Mexico