Luego de los primeros meses del nuevo etiquetado, los mexicanos ya entienden mejor esta nueva estrategia.

Según una encuesta realizada por Reforma el nuevo etiquetado ha ayudado a mejorar la comprensión del 50 por ciento de la población sobre los alimentos, mientras un 19 por ciento consideró que la norma no le ha hecho entender mejor la información nutricional. El porcentaje restante no sabe o no contesta.

Por otro lado, el 37 por ciento de los encuestados dijo revisar siempre o la mayoría de veces las etiquetas antes de adquirirlos; en tanto, el 35 por ciento dijo nunca hacerlo.

Según el 46 por ciento de las respuestas, el etiquetado ayuda a disminuir la obesidad en niños; según el 45 por ciento de los participantes, también ayuda a reducir la obesidad en adultos.

El 42 por ciento de los consultados indicó que esta estrategia ayudará a disminuir los índices en México de hipertensión y diabetes, en tanto que el 41 por ciento dijo que ayudará a bajar las enfermedades del corazón.

Por otro lado, el 64 por ciento de participantes aseguró que la mejor estrategia para que México abandone los altos niveles de obesidad es enseñar mejor hábitos alimenticios.